Inmigrantes mexicanos conmemoran el ‘grito de Dolores’ elevando su orgullo de ser una fuerza esencial para Nueva York

Cuando la Gran Manzana era el epicentro de la pandemia, los aztecas fueron un engranaje vital para la maquinaria de servicios esenciales que no tuvieron pausa

La activista mexicana Janet Pérez Valle dice que esta conmemoración en 2020 tendrá un sentido diferente.
La activista mexicana Janet Pérez Valle dice que esta conmemoración en 2020 tendrá un sentido diferente.
Foto: Fernando Martínez / Impremedia

La poblana María Paula Flores, hace 24 años, escogió a Nueva York como el lugar para alcanzar sus sueños a través del trabajo duro. Hoy cuando se conmemora el 210 aniversario del grito de la independencia de México, muchos de sus paisanos inmigrantes viven circunstancias muy diferentes en tiempos de pandemia, pero aún así, no duda que estas Fiestas Patrias deben impulsar que se eleve otro grito: reconocer  el valor que tiene esta comunidad para la Gran Manzana.

“Esta festividad en este año, más que nunca, nos debe llenar de orgullo. Fuimos parte de los trabajadores esenciales que mantuvieron a esta ciudad en movimiento. No nos echamos para atrás”, dijo la señora Flores quien se recuperó del COVID-19, el pasado mes de abril.

Cuando la pandemia arreció en la ciudad y el confinamiento era la diferencia entre evitar el contagio y exponerse al virus, miles de mexicanos no se doblegaron y siguieron ofreciendo sus servicios.

Desde los deliveries que garantizaron sin pausas  alimentos a las mesas  hasta “soldados” de primera línea en hospitales y servicios públicos.  Los aztecas no dejaron de poner su hombro en medio de la tragedia de salud pública.

Relata Flores, residente de Sunset Park en Brooklyn, que era costurera en una fábrica que aún no ha abierto pero cuando se recuperó luego de varias semanas hospitalizada, empezó a “chambear” fuerte en servicios de cuidados de niños y mantenimiento.

“Nosotros no paramos de trabajar por eso mi comunidad se enfermó más durante los días más tristes que he visto en la ciudad. Pero a pesar del luto y los temores que todavía existen, ante todo, le seguimos entrando con entusiasmo a lo que venga”, dijo ufana la inmigrante.

María Paula Flores llama a elevar la voz para reconocer cómo los mexicanos “mueven” a NYC. Foto: F. Martínez)

Engranaje vital

Los mexicanos cuando la ciudad de Nueva York era el epicentro de la pandemia, fueron un engranaje vital para la maquinaria de servicios esenciales que no tuvieron pausa.

Janet Pérez Valle, directora de programas comunitarios de la organización Mixteca, asegura que es momento de que se reconozca en medio de estas fechas conmemorativas que “somos parte de una fuerza esencial que no dejó de servir a la ciudad en sus peores momentos”.

La activista dice que aunque este año no se realizarán desfiles, ni grandes concentraciones, sí aprovecharán la ocasión para promover más recursos informativos a las comunidades de Sunset Park, hogar de miles de mexicanos.

“Estamos articulando con nuestros paisanos, para que refuercen las reglas de cómo cuidarse, ofrecerle alternativas para que tengan acceso a programas de salud y que entiendan la importancia de participación en el Censo 2020 como una forma de hacernos visibles. Nuestra agenda en años anteriores era más festiva. Ahora, vivimos épocas muy duras”, dijo Pérez.

La activista mexicana Jazmín Pérez dice que se debe valorar la importancia de “mantenernos unidos” (Foto: F. Martínez)

“Esenciales para Nueva York”

Por su parte, el oaxaqueño José Villascar, de 48 años,  también contrajo el virus en labores de mantenimiento en el Subway. Por un momento pensó que dejaría huérfanos a sus tres hijos y sola a su esposa con el peso de levantar a la familia.

“Aquí seguimos adelante. Lamentablemente a veces nos han descrito muy mal como inmigrantes. Pero te aseguro, que aunque hay mexicanos que toman un mal rumbo, la gran mayoría somos gente que trabaja día y noche honestamente por salir adelante”, comentó José.

También el trabajador de la construcción Miguel Angel Juárez, de 50 años, tuvo que enfrentar el lado más duro del COVID-19 en la Gran Manzana. Esa prueba no lo doblegó.

“Cuando cerraron la ciudad perdí mi trabajo. Pero de inmediato me puse a hacer entregas de comida en mi bicicleta, aquí mismo en la Quinta Avenida de Sunset Park. A mediados de junio me enfermé y llevé el virus a mi casa. Todos nos contagiamos, pero sobrevivimos. ¡Es la vida! ahora estamos empezando de nuevo. No es la primera vez”, reflexionó el inmigrante de Puebla.

Asi mismo, Jazmín Pérez, promotora de salud de la coalición Mixteca,  razona que las circunstancias de la pandemia permitieron demostrar “lo esenciales que somos para Nueva York y para este país”.

“No existe ninguna actividad en donde no tengamos una presencia activa. Por eso es importante decirle a mis paisanos que necesitamos mantenernos unidos y solidarios”, insistió Pérez.

Dato clave:

  • El Grito de Dolores es considerado el acto que dio inicio a la guerra de Independencia de México. Consistió en el simbólico llamado que el sacerdote católico Miguel Hidalgo hizo a sus feligreses con el fin de que se levantaran en armas contra España. Esto sucedió el 16 de septiembre de 1810, para lo cual tocó una de las campanas de la iglesia del pueblo de Dolores, hoy Dolores Hidalgo, Guanajuato.