Los maestros se van al parque

Son forjadores de futuras generaciones

Los maestros se van al parque
Todo un dilema la vuelta a clases.
Foto: Getty Images

El debate sobre la educación remota o en las aulas se intensificó esta semana con el regreso de los estudiantes a las escuelas públicas de nuestra área, pese al coronavirus.

Y es ahí donde entrará a prueba el profesionalismo, la dedicación y el don de entrega de los educadores neoyorquinos por su manera de adaptarse a mundos que no conocemos con clases en espacios abiertos, en el parque, o el patio de recreo, que ponen a prueba la calidad de la enseñanza para la generación del relevo de posibles futuros maestros, ingenieros, arquitectos o cantantes y bailarines.

Y aunque es difícil, sería el momento perfecto para pensar en un nuevo modelo educativo, porque la pandemia nos sacó del espacio acostumbrado lejos del tablero, los escritorios o pupitres.

Y en entrevista con WSJ el profesor de la Universidad de Virginia, Eric Donald Hirsch Jr. confesó estar preocupado por la calidad de la educación que podría destrozar a la nación si no se mejora la preparación de los jóvenes.
Asegura que es sorprendente el poco conocimiento y la falta de coherencia que se transmite en las aulas.

También advierte que las escuelas no pueden incurrir en posiciones partidistas y los maestros deben ser guías para orientar el interés natural de aprender de los jóvenes.

Y esta no es la primera vez que una pandemia nos mueve el piso y obliga a cambiar. Según los Centros para Control y Prevención de Enfermedades hace un siglo le tocó a los maestros de entonces evitar que sus estudiantes se convirtieran en una generación perdida y sacaron a flote su vocación para enseñar en espacios abiertos, incluso en medio del frío.

Ocurrió en 1904 cuando la tuberculosis mató a uno de cada siete infectados en Europa y Estados Unidos hasta que se masificó la vacuna en 1921.

Y si las escuelas al aire libre funcionaron en Alemania y Bélgica es posible que con buena actitud se resuelva el dilema al que nos enfrenta un mal devastador como este nuevo Covid-19.

Es cierto que los maestros no tienen porque arriesgarse al ir a trabajar, pero los policías, los veteranos del ejército dan ejemplo cuando se enlistan para servir.

Es decir que bien sea con educación remota, a través del computador y por internet, o las clases presenciales en las aulas, la educación es vital y ahí el maestro es forjador del futuro.

(La autora -que utiliza un pseudónimo- es una periodista radicada en Nueva York)