5 poderosas razones para integrar semillas de girasol en tu dieta

Las semillas de girasol son un alimento milenario de gran poder nutricional y medicinal, son un gran aliado para la salud cardiovascular, el sistema inmune y el estado de ánimo
5 poderosas razones para integrar semillas de girasol en tu dieta
Las semillas de girasol son ricas en calcio por lo que son un buen aliado de la salud ósea.
Foto: shutterstock

Actualmente la calidad de los alimentos que consumimos es uno de los aspectos más fundamentales para seguir una dieta equilibrada, nutritiva y de potencial terapéutico. Es por ello que han salido a la luz todo tipo de recomendaciones de ingredientes, los cuales han puesto la atención en la importancia de comer natural y sin procesados. 

Afortunadamente la lista de estos alimentos es extensa, tenemos una extensa y suculenta oferta de productos que nos permiten comer saludable y tener mucha vitalidad. La familia de las semillas se ha colocado como uno de los grupos de alimentos más recomendados, ya que cuenta con maravillosas y muy nutritivas variantes; tal es el caso de las semillas de girasol. 

Estas pequeñas semillas provienen del girasol ((helianthus annuus), una planta herbácea categorizada como oleginosa y pertenece a la familia Asteraceae. Se trata de una semilla generosa, que puede ser utilizada para extraer aceites de uso industrial y de consumo.

Existen dos variedades de semillas de girasol: las de cáscara color negro que se encuentra completamente adherida al fruto y las de corteza rayada de la cual se extrae la parte comestible y su ingesta es directa. Lo cierto es que se trata de un alimento de origen vegetal muy nutritivo y utilizado en diversas pautas de alimentación vegetarianas. Son muy valoradas por su inigualable composición nutricional que se destaca por su contenido en grasas saludables, vitaminas, minerales y muchos antioxidantes, de los cuales hablaremos más adelante ya que se relacionan directamente con su potencial medicinal. 

5 poderosas razones para comer semillas de girasol:

1. De gran potencial antiinflamatorio

Actualmente el consumo de semillas se puso de moda, sobre todo de las variantes típicas como lo son las de chía y cáñamo, las cuales son inmensamente valoradas por su potencial antioxidante y antiinflamatorio. Sin embargo las semillas se girasol han entrado con fuerza en la categoría y en gran parte se debe a un estudio liberado por la Universidad de Columbia, en el cual se avalan los beneficios curativos de consumir semillas de girasol 5 veces a la semana. La principal bondad encontrada se relaciona directamente con su inmenso potencial antiinflamatorio y es por ello que su consumo es un grandioso aliado en la prevención de enfermedades crónicas y degenerativas. 

2. Mejoran el estado de ánimo

Una de las grandes cualidades nutricionales que hacen únicas a las semillas de girasol, se debe a su alto contenido en proteínas y aminoácidos esenciales. Uno de los que más sobre sale es su aporte en triptófano, un neurotransmisor precursor de la serotonina y que en niveles bajos se relaciona con estados de ánimo alterados, depresión, ansiedad, nerviosismo y otras condiciones que afectan la salud emocional y mental. 

3. Promueven la buena salud del corazón

Las semillas de girasol tienen la peculiaridad de ser ricas en grasas insaturadas, las cuales se relacionan con grandes beneficios para proteger y beneficiar la salud del corazón. Y la buena noticia es que esto lo dice la ciencia, tal es el caso de un estudio liberado por la Universidad de Harvard en el cual se comprueban las grandes ventajas curativas del consumo de semillas de girasol, para reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares y padecimientos como la hipertensión y el colesterol alto. 

4. Gran aliado en la prevención de enfermedades

Probablemente una de las inigualables bondades de las semillas de girasol, se deba a su poder nutricional que se relaciona con aspectos muy positivos para fortalecer el funcionamiento del sistema inmunológico. Esto se debe a su inigualable composición que se destaca por su alto contenido en antioxidantes, vitaminas y minerales esenciales. Llama de manera especial la atención su contenido en zinc, que es considerado un elemento fundamental para el buen funcionamiento del sistema inmune y a la vez es un compuesto muy importante para combatir a los radicales libres (sustancias nocivas que causan diversas enfermedades). También su aporte en selenio es de gran beneficio, ya que se distingue por ser una sustancia de gran potencial antiinflamatorio y también combate eficazmente la inflamación, ambos factores estimulan y aumentan la inmunidad. 

5. Estimulan el buen descanso

Es bien sabido que la alimentación juega un papel directo con la calidad del sueño, es por ello que integrar semillas de girasol en la dieta diaria es un maravilloso aliado para descansar mejor. Esto se debe a su contenido en vitaminas, minerales, antioxidantes, pero sobre todo al triptófano que resulta esencial en la síntesis de melatonina. Considerada la hormona más importante para regular el sueño, combatir insomnio y el mal descanso.