El coronavirus puede contagiarse durante los vuelos, revelan investigaciones de los CDC

Los viajes largos son particularmente riesgosos

El coronavirus puede contagiarse durante los vuelos, revelan investigaciones de los CDC
Un vuelo asiático con restricciones.
Foto: Getty Images

Luego de analizar el caso de dos vuelos internacionales en los que al menos 18 personas fueron contagiadas por pasajeros enfermos de COVID-19, dos investigaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EEUU (CDC) señalan que el coronavirus puede contagiarse durante los vuelos.

“Aunque la industria de los vuelos internacionales ha juzgado que el riesgo de transmisión en vuelo es muy bajo, los vuelos largos en particular se han convertido en un motivo de creciente preocupación ya que muchos países han comenzado a levantar las restricciones de vuelo a pesar de la transmisión continua del SARS-CoV-2″, especifican las pesquisas publicadas en el Emerging Infectious Diseases de los CDC.

Uno de los casos investigados es el de una mujer vietnamita de negocios de 27 años que viajó a Italia con su hermana el 18 de febrero de 2020 para después trasladarse a París y luego pasar unos días en Londres. Once días después comenzó a experimentar dolor de garganta y tos mientras continuaba su vida social. El 1 de marzo tomó un vuelo hacia Hanoi, capital de Vietnam, donde buscó atención médica. Las pruebas de laboratorio confirmaron que sufría COVID-19 y su hermana también.

Los investigadores lograron ubicar al 100 por ciento de la tripulación del vuelo de Hanoi y al 84 por ciento de los pasajeros; el 16 por ciento restante ya se habían trasladado a otros países. De los viajeros ubicados, 16 resultaron  positivos a SARS-CoV-2 con edades que fluctúan de los 30 a los 74 años.

La otra investigación

Un segundo caso de transmisión de COVID-19 en vuelos prolongados analiza la trayectoria de una pareja casada de Hong Kong  que dio positivo a SARS-CoV-2 el 15 de marzo. Antes del vuelo y dentro del período de incubación de 14 días, visitaron Toronto, Canadá (del 15 de febrero al 2 de marzo), Nueva York (del 2 al 5 de marzo) y Boston (del 5 al 9 de marzo).

La pareja presuntamente contagió a dos asistentes de vuelo que los atendieron y los investigadores no pudieron “cuantificar la tasa de ataques de virus en este vuelo porque no todos los pasajeros fueron evaluados”.

En conclusión

La ruta de transmisión más probable durante el vuelo es la transmisión por aerosoles o gotitas del caso 1 (la mujer vietnamita de negocios), especialmente para las personas sentadas en clase ejecutiva. El contacto con el caso 1 también puede haber ocurrido fuera del avión en el aeropuerto, en particular entre los pasajeros de clase ejecutiva en la sala de espera previa a la salida o durante el embarque”, señala la investigación, que tampoco descarta el contacto de los pasajeros sanos con la pasajera enferma en el área de inmigración y en las bandas para recoger el equipaje.

“Se ha planteado la hipótesis de que una combinación de factores ambientales en los aviones (humedad, temperatura, flujo de aire) puede prolongar la presencia del SARS-CoV-2 en las cabinas de vuelo“, escriben los investigadores y añaden: “La guía más reciente de la industria de viajes aéreos internacionales clasifica el riesgo de transmisión en vuelo como muy bajo y recomienda sólo el uso de máscaras faciales sin medidas adicionales para aumentar la distancia física a bordo, como bloquear los asientos del medio. Nuestros hallazgos desafían estas recomendaciones”.

“Concluimos que el riesgo de transmisión del SARS-CoV-2 a bordo durante vuelos largos es real y tiene el potencial de causar grupos de COVID-19 de tamaño considerable“, incluso en la clase ejecutiva con asientos espaciosos, por lo que “siempre que COVID-19 represente una amenaza de pandemia mundial en ausencia de una buena prueba en el punto de atención, se necesitan mejores medidas de prevención de infecciones a bordo y procedimientos seguros de detección para que volar sea seguro”, finalizan.