Gallos y monos: las nuevas mascotas que están alterando los nervios de los neoyorquinos

Las quejas por animales exóticos ilegales ya aumentaron 77% este año

Perros, gatos, conejos, pájaros y hamsters no son las únicas mascotas que viven en los pequeños apartamentos de Nueva York.

Del 1 de enero al 15 de septiembre de 2020, la línea directa 311 de NYC registró 315 llamadas sobre “animales ilegales” que se mantienen como mascotas.

Más de la mitad de ellos han sido por gallos (164). En segundo lugar se ubicaron las quejas por otros animales de granja (54), además de hurones (4), iguanas, serpientes (9) y monos (3).

Los problemas con primates surgieron en El Bronx y Queens: dos denuncias en el Highbridge Gardens (NYCHA) y un supuesto negocio de monos en 25-74 42nd St., un edificio de cinco unidades en Astoria.

En general, las quejas de animales exóticos este año aumentaron 77%, posiblemente porque más neoyorquinos preocupados por el COVID-19 estaban en casa y escucharon sonidos de animales molestos.

Queens encabezó la lista con 89 quejas de animales este año; seguida de Brooklyn (77), El Bronx (69) y Staten Island (57). Los habitantes de Manhattan se quejaron de las mascotas ilegales sólo en 23 ocasiones en ese lapso.

El código de salud de la ciudad prohíbe la propiedad de la gran mayoría de los animales, desde cebras hasta elefantes y murciélagos.

Los hurones todavía están prohibidos, a pesar de una campaña de 2015 para levantarla la medida, pero eso no ha impedido que los fanáticos de estos mamíferos peludos los posean.

Este año no se han reportado leones, tigres ni osos. La última vez que sucedió fue en 2003, cuando se descubrió que Ming, un felino de 300 libras, vivía dentro del edificio NYCHA Drew Hamilton Houses en Harlem. Ese animal pasó sus últimos 15 años en un santuario en Ohio luego de ser rescatado, y allí murió el año pasado, acotó New York Post.