Tal vez sea cierta la leyenda de los cocodrilos que habitan las alcantarillas de Nueva York

La ciudad rescata a varios reptiles al año, generalmente mascotas abandonadas

La leyenda ha inspirado a muchos artistas
La leyenda ha inspirado a muchos artistas
Foto: ANDRÉS CORREA GUATARASMA / Cortesía

Por décadas, una leyenda ha circulado por Nueva York: la presencia de cocodrilos en las alcantarillas de la ciudad.

Dicen que son grandes y albinos, debido a la falta de luz solar, pues nacen y pasan toda la vida nadando por los intestinos de la urbe, debajo de las agitadas calles.

También dicen que se alimentan de ratas y desechos de basura, y que aterrorizan a los trabajadores del alcantarillado que, aunque nunca los hayan visto, les temen.

Estos cocodrilos pueden ser el mito urbano más arraigado de la ciudad, ha impregnado la cultura pop y se ha convertido en un tema recurrente en libros, programas de televisión y películas.

Ese mito centenario ha generado engaños y proyectos de arte. Incluso se ha convertido en un cuasi festivo informal en la ciudad: el “Día del Cocodrilo en el Alcantarillado” es el 9 de febrero.

Pero los cuentos son más o menos ciertos, pues la ciudad rescata a varios cocodrilos al año, generalmente ex mascotas que han sido abandonadas después de haber superado su linda fase.

Aunque es ilegal bajo las normas estatales y municipales comprar, vender o poseer cocodrilos sin un permiso; lo cierto es que un gran reptil puede aparecer cuando menos lo esperan, y con cada nuevo avistamiento, la leyenda recibe otro impulso.

The New York Times honró esta leyenda haciendo un recorrido por los casos ciertos y míticos que la prensa local ha reportado desde 1907 hasta el presente:

ω