Sin ayudas ni cheque la misión es estabilizar las finanzas

Recortes de gastos y ahorro son una prioridad en una crisis que se perfila larga

Sin ayudas ni cheque la misión es estabilizar las finanzas
El ahorro debe hacerse fijando objetivos posibles y con cantidades que sean realistas./Archivo
Foto: Luxstorm / Pixabay

El Senado no va aprobar un estímulo fiscal próximamente. No va a haber más dinero para los desempleados como antes de julio ni se proyecta que se apruebe un nuevo cheque para los contribuyentes de $1,200 en las próximas semanas por la crisis de la COVID-19.

Es algo que para muchos hogares es devastador. Honestamente, no hay varita mágica en la caja de herramientas financieras para solucionar la falta de ingresos y ahorros. Organizaciones comunitarias están ayudando en lo que pueden canalizando ayudas directas o dirigiendo a lugares donde se reciban.

Para quienes cuentan con trabajo e ingresos lo aconsejable es estabilizar las finanzas y ahorrar.

¿Cómo?

  1. Cambie las prioridades de su presupuesto. Tradicionalmente se aconseja que el 50% de los ingresos vaya a cuestiones necesarias, el 30% a cosas que se quieren y el 20% a deudas y ahorro. Es posible que necesite reducir los gastos fijos durante un tiempo y también rebajar del 30% de las cosas que quiere (ya habrá otro momento para consumir). La misión es aumentar el ahorro.
  2. ¿He leído bien? ¿Ahorrar o pagar deuda? El ahorro es más importante que nunca. En estas páginas les hemos hablado muchas veces de la necesidad de tener las deudas bajo control y tener una buena historia crediticia. Así es, pero estas circunstancias complicadas animan tener un mayor nivel de ahorro. Siga pagando deudas pero no a costa de un dinero que pueda necesitar más tarde.
  3. ¿Cómo ahorro? Poco a poco, “con objetivos que sean posibles para usted, diariamente, semanalmente o quincenalmente”, explica Matthew Goldberg de Bankrate. A ser posible con objetivos que no sean difíciles de conseguir con respecto a su nivel de ingresos. Goldberg explica que haciendo pequeños objetivos el proceso es más fácil. También lo facilita automatizarlo (y ahora las apps de muchos bancos permiten hacerlo sin mayor problema). Este analista recomienda tener los ahorros en un banco diferente al habitual. Y no tome dinero de ahorros si no tiene un plan para reponerlo.
  4. Y ¿Qué hacemos con las deudas? Hablar con los acreedores. Sigue habiendo planes para retrasar el pago de hipotecas (forbearance) y los emisores de las tarjetas de crédito pueden ofrecer ayudas para pagar con el tiempo. Los bancos no están dando muchos créditos personales para consolidar balances de altas tasas en una deuda de tasa baja pero sigue siendo posible transferir balances de tarjetas a otras con ofertas del 0% durante meses, lo que ofrece un alivio. Si no queda más remedio, pague el mínimo mensual de la tarjeta y deje el resto para más adelante. Estamos en la época en la que la solución solo puede ser la mejor de todas las malas.