Chantal Andere sufrió por dejar a sus hijos y luego se contagió de COVID-19

Momentos complicados para la mexicana en "Tu cara me suena"

Chantal Andere sufrió por dejar a sus hijos y luego se contagió de COVID-19
Chantal Andere.
Foto: Mezcalent / Mezcalent

Chantal Andere se convirtió en la cuarta celebridad con COVID-19 en “Tu Cara Me Suena” de Univison. Por eso la cadena decidió suspender el programa, pues ya de por sí, los famosos estaban haciendo grandes sacrificios.

Y es que después de haber compartido varios meses de encierro con su esposo Enrique Rivero y sus hijos, Natalia y Sebastián, le fue complicado separarse de ellos para participar en el show cada domingo, pero fue su marido quien la convenció de hacerlo.

Ha sido muy difícil, ha sido decir que ‘sí’ en un momento de emoción y de pasión por lo que me gusta hacer.

“Yo canto desde hace muchos años, poca gente lo sabe, venimos de estar guardados muchos meses en casa, entonces por un lado era una oportunidad de oro y por otro lado era alejarme de mi familia en el peor momento de la vida.

Tengo un esposo increíble que me dijo “¡no, señora!, si te gusta el proyecto y estás contenta con lo que se te está ofreciendo, vámonos para adelante, ¡con todo!”.

La actriz afirma que la competencia ha sido muy sana, pues todos muestran empatía ante lo que han enfrentado a nivel personal y profesional por el coronavirus.

“Todos venimos con esa sensibilidad de dejar tu casa, venimos con esa petición a la vida de estar bien y sanos de aquí hasta que la competición termine, y lo que sigue.

“La competencia en este momento de la vida cambia; es una competencia sana, de amor, de respeto y de admiración”.

Además, Chantal platica que ha contado con el apoyo a distancia de su mamá, Jacqueline Andere.

“Como mi madre, es mi admiradora número uno. Le encanta lo que hago y le dio mucho gusto, me extraña mucho, igual que yo a ella, pero también ella está trabajando, entonces fue como un buen momento para las dos, que las dos estuviéramos ocupadas porque igualmente por la pandemia no nos podemos ver como queremos”.

Sigue leyendo