Demócratas y republicanos se olvidaron de cheque de estímulo tras las elecciones

Nada parece haber cambiado tras las comicios en cuanto al tema del paquete de estímulo

Demócratas y republicanos se olvidaron de cheque de estímulo tras las elecciones
Nancy Pelosi y su correligionario en el Senado, Chuck Schumer, en una conferencia de prensa ayer en el Capitolio.
Foto: Jim Lo Scalzo / EFE

Las partes que encabezaron las conversaciones por un nuevo paquete de estímulo con cheques a individuos y familias no han añadido novedad a la discusión pasadas las elecciones y continúan adjudicándole a sus rivales políticos responsabilidad por el tranque.

La semana antes de los comicios del 3 de noviembre, la portavoz de la mayoría en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el secretario del Departamento del Tesoro, Steven Mnuchin se enfrascaron en una disputa pública, luego de que la primera le enviara una carta diciendo que los representantes de la Administración de Donald Trump no habían respondido a los pedidos de los demócratas.

“Tus respuestas son críticas para que las negociaciones continúen”, le indicó Pelosi en la misiva a Mnuchin.

De paso, cuestionó el impedimento que alegadamente representó su contraparte en el Senado, Mitch McConnell, para avanzar en las conversaciones.

“Las palabras del Presidente que ‘luego de la elección’ tendremos el mejor paquete de estímulo que hayan visto’ solo tienen sentido si logra que Mitch McConnell retire su mano del botón de pausa y que los republicanos presidentes de comités se mueven adelante hacia un acuerdo con sus contrapartes en la Cámara”, argumentó Pelosi.

El emplazamiento de Pelosi incomodó al jefe del Tesoro que, por medio de un comunicado en Twitter, tildó la acción de una política.

Mnuchin argumentó que la Administración que representa aceptó la propuesta de Pelosi en términos de dólares y lenguaje para pruebas de coronavirus, y ha provisto sus comentarios sobre rastreo de contactos como parte de una estrategia nacional contra la enfermedad.

El funcionario planteó además que ha trabajado con otras agencias y presidentes de comités sobre respuestas en varias área de alivio económico que incluyen asistencia para la renta, pequeños negocios y el Servicio Postal (USPS).

“Mientras tu acusas a la Administración de aguantar las negociaciones, te niegas a llevar al pleno de la Cámara una legislación autónoma para sostener a los trabajadores de aerolíneas, pagos para pequeños negocios mediante el programa ‘Paycheck Protection Program’ y pagos directos que podemos financiar utilizando dinero aprobado que no ha sido invertido”, escribió Mnuchin.

Entre el escenario pre y postelectoral nada parece haber cambiado.

Este jueves, la demócrata y su correligionario en el Senado, Chuck Schumer continuaron reticentes al expresarse sobre el “impasse” e insistieron en que su apoyo a una legislación está condicionado a un desembolso mínimo de $2 billones de dólares. Desde mayo pasado, los demócratas, liderados por Pelosi, impulsan “HEROES Act”, estimada en $2.4 billones de dólares, como punto de partida aunque, posteriormente, presentaron una legislación enmendada.

Ambos líderes consideraron que lo primero que deben hacer los republicanos es conceder oficialmente la victoria al presidente electo Joe Biden.

“Es muy desafortunado que los republicanos hayan decidido que no van a respetar el mandato de la gente”, indicó Pelosi a reporteros. “Es como si la casa se estuviera quemando y se negaran a echarle agua”, puntualizó.

Con anterioridad, Pelosi indicó que el avance o retraso de aprobación de nueva ayuda económica dependerá de la configuración del Congreso federal a partir de enero. En la discusión sobre nuevos cheques de estímulo, los escaños por el estado de Georgia que deberán ser certificados en el Senado son clave.

Al momento, los republicanos llevan la delantera y se encaminan a controlar ese cuerpo legislativo.

Por su parte, el presidente saliente Donald Trump no ha retomado públicamente el tema de nueva legislación de alivio económico que incluya cheques pese a que prometió un “tremendo” paquete de estímulo después de las elecciones del 3 de noviembre.