Secretario de Seguridad Nacional desafía orden de Trump de despedir a funcionario de ciberseguridad por negar “fraude electoral”

"Las presidenciales del 3 de noviembre fueron las más seguras en la historia de EE.UU", dijo el ex ejecutivo Microsoft

Secretario de Seguridad Nacional desafía orden de Trump de despedir a funcionario de ciberseguridad por negar “fraude electoral”
Sufragio en NYC, 3 de noviembre
Foto: Andrés Correa Guatarasma / Cortesía

Chad Wolf, secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), está desafiando la orden del mandatario Donald Trump de despedir al funcionario de ciberseguridad electoral Christopher Krebs, por supuesto fraude en las polémicas presidenciales.

El miércoles por la noche, la Casa Blanca ordenó a Wolf que lo despidiera después de que Krebs desestimara abiertamente las acusaciones de fraude electoral en las elecciones del 3 de noviembre.

“Nos dio un montón de razones por las que no quería hacerlo y dijo que no”, afirmó un alto funcionario de la Casa Blanca al New York Post sobre la negativa de Wolf.

Krebs, un ex ejecutivo de Microsoft, ha dirigido desde 2017 la Agencia de Seguridad de Infraestructura y Ciberseguridad (CISA) del DHS y recientemente lanzó un portal de “Control de rumores” para desacreditar las denuncias de fraude electoral.

Un panel de CISA declaró el jueves que “las elecciones del 3 de noviembre fueron las más seguras en la historia de Estados Unidos”, rechazando las afirmaciones de Trump de fraude generalizado.

Otro funcionario de la administración dijo que “el presidente quiere despedirlo” y “Chad Wolf se niega”.

El jueves, Krebs reenvió un mensaje en Twitter instando a la gente a no hacer circular “afirmaciones descabelladas y sin fundamento sobre las máquinas de votación, incluso si las hizo el presidente”.

Previamente el lunes, Richard Pilger, jefe de la rama del Departamento de Justicia (DOJ) que procesa los delitos electorales, renunció horas después de que el fiscal general William Barr emitiera un memorando a los fiscales federales para investigar “acusaciones específicas” de fraude electoral antes de que se certificaran los resultados de las presidenciales.