Pedirán pena de muerte para hermanos pandilleros Mara Salvatrucha en Nueva York

Están vinculados con al menos siete homicidios brutales

Pedirán pena de muerte para hermanos pandilleros Mara Salvatrucha en Nueva York
Alexi Sáenz
Foto: U.S. Attorneys Office of the Eastern District of NY / Cortesía

El Departamento de Justicia (DOJ) ha autorizado a los fiscales federales a buscar la pena de muerte para los hermanos Jairo y Alexi Sáenz, presuntos pandilleros Mara Salvatrucha (MS-13), acusados de matar a dos adolescentes en Long Island (NY).

Kayla Cuevas (16) y su amiga Nisa Mickens (15), estudiantes de Brentwood High School, fueron asesinadas brutalmente a batazos y con machete en 2016, recordó New York Post.

Jairo Sáenz (24), también conocido como “Funny”, está acusado de matar a Cuevas y Mickens, y a otras cinco personas. Previamente, en julio los fiscales anunciaron que también buscarían la pena de muerte contra su hermano Alexi Sáenz (25), coacusado en los homicidios.

Jairo Sáenz, quien es el segundo al mando del capítulo de Brentwood/Central Islip de la camarilla de “Sailors Locos Salvatruchas Westside”, está acusado en relación con los asesinatos de Michael Johnson, Oscar Acosta, Javier Castillo, Dewann Stacks y Esteban Alvarado Bonilla, además de Cuevas y Mickens. Podría ser ejecutado si es declarado culpable de cualquiera de los asesinatos, revela una nueva presentación en la corte federal de Central Islip.

Mientras estaba en la cárcel, Sáenz presuntamente participó en ataques violentos contra otros reclusos, agredió a los agentes penitenciarios e intentó identificar a los cooperadores de las autoridades para tomar represalias, según el documento.

Tras la muerte de Cuevas, su madre Evelyn Rodríguez (50) se convirtió en activista contra las pandillas, pero murió arrollada en septiembre de 2018, meses después de ser invitada por el mandatario Donald Trump a su mensaje sobre el Estado de la Unión. Su muerte fue calificada como homicidio.

Trump publicó un mensaje de condolencias vía Twitter por la muerte de Rodríguez, quien fue enterrada junto a su hija en Central Islip.

Long Island es una de las áreas con mayor presencia de MS-13 en EE.UU., donde se le atribuyen docenas de asesinatos y desapariciones. El grupo está asociado con reclutar jóvenes, mayormente de origen latino.