Lo que sucede en el cuerpo al comer snacks todo el día

Comer bocadillos varias veces al día, aumenta la ingesta calórica total y se deriva en aumento de peso y otras complicaciones

Lo que sucede en el cuerpo al comer snacks todo el día
Especialistas en nutrición recomiendan el consumo de una colación al día, rica en proteínas, grasas saludables, fibra y carbohidratos compuestos.
Foto: Shutterstock

Este año todos hemos pasado considerablemente más tiempo en casa y claro que se ha relacionado con numerosos beneficios, sin embargo para algunos la ansiedad por comer ha aumentado. La realidad es que estar en casa nos hace más susceptibles a tener todo tipo de antojos a lo largo del día, de tal manera que se vuelve normal abrir de manera constante el refrigerador y buscar antojos en la despensa.

Para algunos disfrutar de diversos snacks en el transcurso del día y refrigerios en la tarde, les resulta un hábito alimenticio inofensivo e inclusive saludable. Sin embargo comer bocadillos en varios momentos del día, no traerá nada bueno a tu salud.

Lo cierto es que  se cuenta con un estudio en el cual se confirma que casi el 94% de los estadounidenses comen bocadillos al menos una vez al día, de hecho es un número que va en aumento. Si bien diversos especialistas en nutrición consideran como un elemento importante en diversos planes dietéticos, el consumo de colaciones; es indispensable consumir alimentos de calidad y en las cantidades adecuadas.

Hoy en día la actual tendencia de nutrición y salud, promueve el consumo de super-alimentos que se distinguen por ser las alternativas más densas en nutrientes y saludables del planeta. Su consumo se asocia con beneficios para fortalecer al sistema inmunológico, prevenir enfermedades vivir por más tiempo y perder peso. De tal manera que actualmente todos queremos comer mejor; es por ello que si eres de los que constantemente consumen bocadillos durante el día, es esencial comprender lo que realmente sucede en el cuerpo. 

1. Mayor ingesta calórica

Por supuesto que una de las consecuencias más evidentes de comer más a lo largo del día, se traduce en un aumento en el total de calorías finales. Lo cierto es que si consumimos más calorías de las que el cuerpo necesita, es muy probable presentar un incremento en el peso corporal. Es cierto que se cuenta con estudios en los cuales, diversos especialistas en nutrición recomiendan disfrutar de un refrigerio durante el día, especialmente en el largo período entre el almuerzo y la cena. es importante evitar el consumo de calorías vacías que en realidad no aportan satisfacción. Es por ello que resulta clave consumir refrigerios de manera inteligente, una mini comida bien balanceada, es la única manera en la que un refrigerio podría promover la pérdida de peso. Opta por una combinación sana de fuentes de proteínas, fibra, grasas saludables e hidratos de carbono complejos. 

2. Inflamación recurrente 

Es bien sabido que la inflamación es una respuesta del sistema inmune y que es considerada como un mecanismo de defensa del organismo, para sanar con mayor facilidad y rapidez cualquier cuestión de salud. Sin embargo cuando la inflamación se vuelve crónica, es la principal causa de diversas enfermedades degenerativas que afectan negativamente la salud e inmunidad. Tal es el caso de la información liberada en un estudio del año 2017, en el cual se comprobó, que comer bocadillos recurrentemente puede provocar serios problemas en el sistema inmunológico. Por otra parte diversos médicos coinciden en que actualmente nos hemos convertido en una cultura de snacks, que en muchas ocasiones no son saludables, nos hacen comer más y de forma semi-constante durante todo el día. Estas costumbres alimenticias que hemos adquirido como sociedad intervienen en muchas alteraciones en los horarios y hacen que prácticamente el cuerpo este recibiendo alimentos casi durante 16 horas del día. Este estado es uno que estimula la actividad del sistema inmunológico, ya que desencadena la producción de una respuesta inflamatoria transitoria. De tal modo que si sueles picar alimentos todo el día, estas sometiendo al cuerpo a un estado casi constante de inflamación y estrés considerable en el sistema inmunológico.

3. Probable aumento de peso

Comer más a lo largo del día, aumenta la ingesta calórica. Lo cierto es que para perder peso es primordial quemar más calorías de las que consumimos, es decir a través de la alimentación y actividad física provocar un déficit calórico. Aunque se trate de comidas pequeñas, es un hábito que se relaciona con el aumento de peso. Se estima que el aumento de peso será más rápido si los bocadillos son grandes, muy proteicos y ricos en grasas. De hecho se cuenta con un trabajo de investigación publicado por BBC News, en el cual se encontró que en comparación con la década de 1970, el estadounidense promedio consume alrededor de 600 calorías más por día. De tal manera que este aumento tan drástico es considerado una de las principales causas de la obesidad generalizada en todo Estados Unidos, es por ello fundamental optar por refrigerios muy saludables y bajos en calorías. 

4. Puede ser de ayuda para evitar comer en exceso

Desafortunadamente el único aspecto positivo de comer refrigerios durante el día es que puede evitar comer en exceso a la hora de las comidas principales. A la vez es de gran ayuda para controlar el apetito y combatir la ansiedad por comer, de tal manera que cuando llega la hora de almorzar o cenar de manera natural el cuerpo no pide a gritos energía. También llegar a las comidas principales con tanta hambre, hace que comamos más y sobre todo nos incita a tomar desiciones dietéticas poco saludables, lo que finalmente resultará en un aumento de peso significativo.