Purdue Pharma se declara culpable de llevar a la muerte a cientos de miles de usuarios del opioide OxyContin

La farmacéutica se declaró culpable en Nueva Jersey de tres cargos criminales por obstruir los esfuerzos de la Administración Federal Antidrogas (DEA) para combatir la crisis de opioides en Estados Unidos

Purdue Pharma se declara culpable de llevar a la muerte a cientos de miles de usuarios del opioide OxyContin
Los opioides pueden ser letales.
Foto: Getty Images

Purdue Pharma se declaró culpable este martes ante un juez federal en Nueva Jersey de tres cargos criminales por obstruir los esfuerzos de la Administración Federal Antidrogas (DEA) para combatir la crisis de opioides en Estados Unidos.

El fabricante de oxicodona reconoció en un tribunal de Newark que contribuyó a cientos de miles de muertes por el suministro descontrolado de OxyContin, un analgésico contra el dolor.

En una audiencia virtual, Purdue admitió que no mantuvo un programa efectivo para prevenir que drogas por prescripción fueran desviadas al mercado negro a pesar de que representantes le indicaron a la agencia federal que encaminaban el proyecto.

La compañía proveyó a la DEA con información engañosa como una forma de aumentar las cuotas de fabricación de la empresa, reconoció en nombre de Purdue Pharma, Steve Miller, presidente de la junta corporativa.

El reporte de Associated Press indica que la farmacéutica además reconoció haberle pagado a doctores mediante un programa de portavoces para que recetaran más analgésicos. Purdue también pagó a una empresa de archivos médicos electrónicos para enviarle a los galenos información sobre potenciales pacientes a los que podrían recetarle el medicamento.

La admisión de culpabilidad es parte de un acuerdo a nivel criminal y civil anunciado el mes pasado entre la corporación con sede en Stamford, Connecticut, y el Departamento de Justicia de EE.UU.

El convenio incluye $8.3 mil millones de dólares en penalidades y confiscaciones. Sin embargo, la compañía busca pagar solo una fracción de la penalidad o $225 millones mediante un pago directo. Lo anterior será posible si la empresa cumple con declararse en bancarrota como ha trascendido.

Los encargados de Purdue Pharma además acordaron pagar $225 millones al Gobierno federal para cerrar pleitos civiles.

Al momento, los miembros de la familia Sackler, dueños de la compañía, no enfrentan cargos criminales, aunque el acuerdo deja la puerta abierta para posibles procesamientos criminales en el futuro.