¿Cuándo los batidos de proteína en polvo podrían ser dañinos para ti?

Perjudicial consumir demasiada proteína; la proteína en polvo puede contener plomo, BPA, cadmio y arsénico

¿Cuándo los batidos de proteína en polvo podrían ser dañinos para ti?
Foto: Pxhere

Un batido con proteína en polvo puede ser bueno en deterimiados casos para alcanzar la ingesta de este nutriente que tu cuerpo requiere. Sin embargo, excederte en el consumo de proteína puede ser dañino.

Además, en los batidos de proteínas podrías estar bebiendo ingredientes que no favorecen tu peso y salud, desde una gran cantidad de azúcar agregado hasta contaminantes como plomo y arsénico, entre otros.

Veremos si realmente necesitas tomar proteína en polvo y cuáles son los riesgos.

¿Necesitas tomar proteína en polvo?

La proteína es un nutriente esencial para desarrollar y mantener la fuerza muscular, ósea y numerosas funciones corporales. Salvo algunas excepciones, no necesitas obtenerla de la proteína en polvo. Las personas pueden obtener las proteínas que necesitan a través de los alimentos.

Los polvos y suplementos de proteína son excelentes por comodidad, pero no son necesarios, incluso para el rendimiento atlético de élite”, afirma la Academia de Nutrición y Dietética.

La Academia señala que las proteínas en polvo pueden ser útiles cuando los atletas necesitan proteínas inmediatamente después de un entrenamiento y no tienen tiempo para comer. Harvard Health publica que estos polvos también pueden ser de ayuda para los adultos mayores que no consumen suficientes proteínas debido a la reducción del apetito.

¿Cuánta proteína necesitas al día?

De acuerdo a las pautas dietéticas, una mujer adulta requiere de manera diaria 46 gramos de proteínas y un hombre, 56 gramos. Se recomienda un mínimo de 0,8 gramos de proteína por cada kilogramo de peso corporal por día. Es decir, si una persona pesa 50 kilos requiere al menos 40g de proteína.

Las necesidades de los atletas no son tan altas como se puede llegar a pensar. La Academia de Nutrición y Dietética, Dietistas de Canadá y el Colegio Estadounidense de Medicina Deportiva recomiendan de 1,2 a 2,0 gramos de proteína por kilogramo de peso corporal por día, según el entrenamiento.

¿Es peligroso consumir más proteínas de las que necesitas?

Harvard Health señala que aunque la proteína es buena (y necesaria), si consumes demasiada, es posible que tengas que pagar un precio. Explica que las personas que consumen dietas muy ricas en proteínas tienen un mayor riesgo de padecer cálculos renales.

Pueden contener sustancias tóxicas

La organización sin fines de lucro Clean Label Project realizó una investigación en 134 productos de proteínas de polvo y descubrieron que el plomo, el BPA, el mercurio, el cadmio y el arsénico presentes en muchos (no todos) de los más vendidos.

Más del 75% de las proteínas en polvo de origen vegetal tenían niveles medibles de plomo, mientras que una contenía más de 25 veces el límite reglamentario permitido de BPA en una sola porción. Las sustancias contaminantes se han relacionado con múltiples cánceres, daño reproductivo y daño cerebral.

¿Cuáles son los riesgos de la proteína en polvo?

Kathy McManus, directora del Departamento de Nutrición del Hospital Brigham and Women’s encuentra los siguientes riesgos en la proteína en polvo:

No hay forma de saber si una proteína en polvo contiene lo que afirman los fabricantes. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) deja en manos de los fabricantes la evaluación de la seguridad y el etiquetado de los productos.

Aumento de peso y un aumento poco saludable del azúcar en sangre. Con algunas proteínas en polvo se obtiene una bebida con más de 1200 calorías.

Puede tener un alto contenido de azúcares añadidos y calorías. Algunas proteínas en polvo tienen mucha; hasta 23 gramos por cucharada, lo que equivale a casi 6 cucharaditas de azúcar; el límite diario de azúcar agregada que recomienda la Asociación Americana para el Corazón, 24 gramos de azúcar agregado por día para las mujeres y 36 gramos para los hombres.

No se conocen los efectos a largo plazo de la alta ingesta de proteínas de los suplementos, los datos que hay son limitados.

Pueden causar molestias digestivas en personas con alergias a los lácteos o problemas para digerir la lactosa.

Te puede interesar: