Cómo lograr evitar las peleas familiares y pasar una feliz Navidad

Limitar el consumo de comida y de alcohol para todos los presentes es una medida prudente

Las cenas de navidad son una oportunidad para estar en armonía junto a nuestros seres queridos.
Las cenas de navidad son una oportunidad para estar en armonía junto a nuestros seres queridos.
Foto: Pexels

La navidad es una época caracterizada por las reuniones familiares y, como afirma Mundo Psicólogos, ellas pueden ser escenario de desencuentros dentro del seno familiar porque pueden reunirse personas que no estén necesariamente en buenos términos.

Sin embargo, hay maneras de evitar peleas familiares que dañen el espíritu de la época y nos lleven a pasar un mal rato con los seres queridos. A continuación, se presentarán algunas claves que nos ayudarán a impedir peleas y así pasar una buena navidad.

No crear falsas expectativas

Puede surgir el pensamiento de que las personas harán de lado los conflictos existentes para dar paso a unas fiestas felices para niños y adultos por igual. Esto no tiene que ser siempre así, y pensar en que eso ocurrirá pudiera fomentar un periodo incómodo para todos.

Es preferible mantenerse tranquilo y no forzarse a uno mismo ni a los otros a “estar bien”, mantener los pies en la tierra y tener en claro cuál es el escenario con mayor probabilidad de ocurrir de todos los posibles.

Limitar los compromisos familiares o laborales

Hay compromisos laborales y familiares que pueden darnos la impresión de que hemos de acudir a todos ellos, pero nada menos cierto que eso. Es importante establecer prioridades e identificar qué es lo realmente valioso, qué es accesorio y qué prescindible.

Lo anterior evitará un exceso de responsabilidad que derive en una situación de agotamiento físico y mental que nos crispe y nos haga más susceptibles de lo normal. 

Evitar polémicos temas de conversación

Navidad
Dejar los temas complicados para otra ocasión puede ser una buena forma de evitar discusiones. Fuente: Pexels

Por obvio que sea, no está de más indicar que en las reuniones familiares no deberían estar presentes aquellos temas que generen posiciones contrarias muy marcadas en el núcleo. Esto aplica para cuestiones externas de la familia, así como asuntos internos y concretos.

Si se debe hablar de un tema delicado con alguien y no se puede posponer, es preferible hacerlo en un entorno relajado de la casa y después de la comida o de la cena. Obviamente, debe ser de manera respetuosa.

Comer y beber con moderación

Comer y beber en exceso puede desembocar en una situación de desinhibición que aumente las probabilidades de un conflicto que a todas luces podría ser evitado.

No hace falta ser completamente abstemio y esto tampoco es lo ideal en una celebración de este tipo, pero sí es necesario tener un cierto grado de regulación con lo que se consume para no dar lugar a conflictos en una época como ésta.

Ningún miembro de la familia tiene que pasar un mal rato por peleas familiares durante Navidad. Es por esto que estas claves adquieren relevancia para ayudar a evitar que la celebración se arruine por las malas relaciones existentes.

También te puede interesar:

Qué puedes hacer si tu hijo sufre de estreñimiento

¿Qué hacer si crees que tu hijo tiene problemas del habla?