7 razones por las que debieras evitar consumir proteína en polvo a diario

Puedes aumentar de peso, afectar tus huesos y aumentar el riesgo de cálculos renales

7 razones por las que debieras evitar consumir proteína en polvo a diario
Foto: Andrew Wilus / Pexels

Hay una tendencia creciente de consumo de alimentos nutritivos envasados como barras y bebidas de proteína. Si eres consumidor de bebidas de proteína en polvo o lo estas considerando, lo primero a tener en cuenta es si se trata de un producto que necesites y cuáles son los riesgos de consumirla diariamente.

¿Necesitas tomar proteína en polvo?

Puedes obtener la proteína que necesitas a través de los alimentos. “Los polvos y suplementos de proteína son excelentes por comodidad, pero no son necesarios, incluso para el rendimiento atlético de élite”, afirma la Academia de Nutrición y Dietética.

La Academia señala que las proteínas en polvo pueden ser útiles cuando los atletas necesitan proteínas inmediatamente después de un entrenamiento y no tienen tiempo para comer.

Los suplementos de proteína también pueden ser de ayuda para los adultos mayores que no consumen suficiente debido a la reducción del apetito.

7 razones para pensar dos veces antes de consumir proteína

1. Exceso de proteína aumenta el riesgo de cálculos renales

La proteína es un nutriente necesario para estar sano, pero si la consumes en exceso podría perjudicarte. “Si comes demasiadas proteínas, es posible que tengas que pagar un precio. Por ejemplo, las personas que consumen dietas muy ricas en proteínas tienen un mayor riesgo de padecer cálculos renales”, publica Harvard Health.

Para la persona promedio (que no es un atleta de élite o está muy involucrado en el culturismo) es recomendable no exceder más de 2 g de proteína por kilogramo de peso corporal.

2. Puedes afectar tus huesos

Consumir demasiada proteína te hace perder calcio a través de la orina lo que afecta tu salud ósea. Investigaciones señalan que una dieta rica en proteínas genera una gran cantidad de ácido en los fluidos corporales. Los riñones responden a esta prueba de ácido de la dieta con una excreción y el esqueleto suministra tampón mediante la reabsorción activa del hueso.

3. Puedes aumentar de peso

Puedes aumentar de peso de manera indeseada, no precisamente porque tengas un mayor desarrollo muscular. Muchas proteínas pueden tener un alto contenido de azúcares añadidos y calorías.

Algunas proteínas en polvo tienen hasta 23 gramos de azúcar por cucharada, lo que equivale a casi 6 cucharaditas de azúcar. Terminan convirtiendo un vaso de leche en una bebida con más de 1200 calorías.

4. No sabes exactamente lo que consumes

La proteína en polvo es un suplemento dietético. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) deja en manos de los fabricantes la evaluación de la seguridad y el etiquetado de los productos. Por lo tanto, no hay forma de saber si una proteína en polvo contiene lo que afirman los fabricantes.

5. Puedes estar ingiriendo toxinas

La organización sin fines de lucro Clean Label Project realizó una investigación en proteínas de polvo, examinaron 134 productos y descubrieron que muchas de ellas contenían metales pesados (plomo, arsénico, cadmio y mercurio), bisfenol-A (BPA), pesticidas u otros contaminantes relacionados con daños a la salud.

Si bien la mayoría de las muestras analizadas contenían bajas cantidades de metales pesados, algunas contenían cantidades que excedían la cantidad diaria considerada segura. Una de las proteínas contenía 25 veces el límite permitido de BPA.

6. Problemas digestivos

La proteína de suero puede agravar el estómago de las personas que son intolerantes a la lactosa o que tienen alergia al suero.

7. Perderás beneficios de alimentos integrales

De acuerdo a Mayo Clinic, si dependes demasiado de los batidos de proteínas para reemplazar las comidas regulares, te perderás de los beneficios nutricionales de los alimentos integrales.

La proteína en polvo es un suplemento que no deben remplazar otros alimentos como las carnes, legumbres, nueces, semillas y verduras, que además de proteína, aportan fibra y grasas saludables, te proporcionan una variedad de vitaminas, minerales y antioxidantes.

¿Cuánta proteína diaria se necesita al día?

La cantidad diaria recomendada es de 0,8 gramos por kilogramo de peso corporal. Para una persona de 140 libras, eso equivale a 51 gramos de proteína por día.

Para los atletas, la Academia de Nutrición y Dietética recomienda de 1.2 a 2.0 gramos de proteína por kilogramo de peso corporal por día, según el entrenamiento.

Te puede interesar: