Cómo remover el esmalte de gel sin dañar las uñas

El esmalte en gel puede durar hasta 3 semanas

Cómo remover el esmalte de gel sin dañar las uñas
Existen formas de cuidar las uñas en casa si es que no puedes asistir con un especialista.
Foto: Shutterstock

El esmalte en gel es mucho más duradero que el esmalte común, pero también es más difícil de remover, por lo que si se hace sin el procedimiento adecuado podría debilitar las uñas.

Esto podría provocar que la uña quede quebradiza, lo que conlleva a que se parta o que sea propensa a lesiones o infecciones.

Por eso es necesario que conozcas el procedimiento correcto que, según Stylist, podrás hacer en tu casa en caso de que no tengas la posibilidad de ir a un centro de manicure.

Raspar la superficie

En primer lugar, debes raspar o limar la superficie del esmalte. Esto permitirá que el sello se rompa y se pueda remover la capa superior.

Uñas
Debes hacer el procedimiento de limado con mucho cuidado para no lastimar tus uñas. Fuente: Pixabay

De esta manera, será mucho más fácil que el removedor pueda penetrar en el gel. En caso de que el esmalte sea grueso, lima hasta llegar al grosor de la uña natural.

Cubre con papel aluminio

Cada dedo debe envolverse en una almohadilla de algodón. Esta almohadilla debe estar empapada de acetona.

Luego de que cada dedo esté envuelto, debe cubrirse con papel aluminio. Es mejor aplicar dos capas de este papel para que el calor se retenga y así remover el esmalte de la uña de forma mucho más rápida.

Una sugerencia práctica es que este proceso se haga en una mano a la vez. Así no te sentirás incómoda ni tendrás inconvenientes al momento de seguir con el procedimiento. Si lo prefieres, puedes comprar un kit de remoción de esmalte de uñas para hacerlo de forma más fácil.

Cabe destacar que este proceso en un centro de uñas se hace de forma sencilla con una lámpara ultravioleta y acetona.

Deja que el tiempo haga lo suyo

Debes esperar por lo menos 10 minutos para retirar el papel aluminio. Al retirarlo, el esmalte debe removerse de forma fácil. Pero si esto no sucede, no debes desesperarte. Toma un palillo de madera que se usa para las cutículas y frota de manera suave el esmalte que quede.

Uñas
Recuerda siempre mantener tus uñas hidratadas. Fuente: Shutterstock

En caso de que no puedas hacerlo, no debes forzarlo. En este sentido, no trates de quitarlo usando los dientes o las uñas, no jales ni hagas nada que pueda dañar tu uña, ya que provocará mayor sensibilidad.

En lugar de eso, repite otra vez la operación: remoja tus uñas con algodón y envuélvelas en papel aluminio por unos 2 minutos más.

Limpia tus uñas

Una vez cumplido con todo el procedimiento anterior, para quitar los residuos que queden, usa un removedor y empapa en algodón. Frota con suavidad para no lastimarte.

Por último, y no menos importante, para evitar que tus uñas se desgasten o se debiliten, usa un aceite para cutículas para cada dedo y masajea de forma que el aceite cubra toda la superficie. Esto rehidratará tus uñas y evitará que sufra daños.

Es verdad que este tipo de trabajos debe realizarla personas con experiencia. Pero, si no es posible por las medidas de seguridad promovidas por las autoridades, este método práctico y sencillo evitará que te lastimes al hacerte cargo de tus propias uñas.

También te puede interesar:

Por qué aplicar hielo sobre el rostro puede ser tan benéfico para evitar arrugas, manchas y acné

Cómo desaparecen las cicatrices del cuerpo