Por qué luego de limpiarla, tu piel no debiera sentirse tirante

Que la piel se sienta tirante quizá sea un signo de vulnerabilidad de la barrera cutánea

Se recomienda estar muy atentos al aspecto de la piel luego de terminar la limpieza facial.
Se recomienda estar muy atentos al aspecto de la piel luego de terminar la limpieza facial.
Foto: Pexels

Hay personas que sienten su piel un poco tirante después de hacer su rutina de limpieza. Puede pasar que esta sensación las lleve a pensar que esto es lo normal, pero como indica Stylist, la piel no debería sentirse tirante después de haber sido limpiada.

A continuación, te explicaremos porqué la piel se siente tirante después de haberla limpiado a profundidad, y también cual es el aspecto que debería tener la piel poco después de habernos encargado de ella.

¿Por qué la piel no debería sentirse tirante?

En el Reino Unido se realizó un estudio sobre hábitos de limpieza a cargo de CeraVe, una marca de cuidado de la piel, e Ipsos, una empresa encuestadora. Este estudio reveló que el 30% de los británicos piensan que la piel debe quedar tirante después de haberla limpiado.

Esta sensación de tirantez y de cierto dolor podría hacerles pensar que se ha hecho una limpieza profunda y exitosa en la eliminación de bacterias y suciedad acumuladas. No obstante, la piel no debe sentirse tirante, sino únicamente limpia, fresca y suave.

Que nuestra piel se sienta tirante podría ser signo de que la barrera cutánea se ha malogrado, lo que implicaría un mayor grado de vulnerabilidad para nosotros porque tanto virus como bacterias encontrarían mayores facilidades para entrar a nuestro organismo.

hombre cuidado de la piel
Es importante saber cuáles ingredientes se encuentran entre los componentes de los productos que usamos. Fuente: Shutterstock

La barrera cutánea es la primera línea de defensa del cuerpo, esta mantiene el balance del agua en la piel y previene que bacterias indeseables y otros patógenos la penetren.

¿Qué elementos provocan la tirantez en la piel?

Uno de los principales elementos que permiten que la piel se sienta tirante después de su limpieza es usar agua con una temperatura muy elevada, lo que puede erradicar los aceites naturales del cuerpo y dejarnos más vulnerables.

Los expertos consideran que la temperatura ideal del agua para una limpieza efectiva son los 37 grados centígrados, no muy caliente para maltratar la piel, pero tampoco muy fría como para ser incómodo para el cuerpo.

Los cosméticos con ingredientes irritantes o que resequen la piel también son una posible causa de la tirantez en la piel, por lo que se sugiere leer las etiquetas de los productos antes de adquirirlos para no hacer uso de esos ingredientes.

Mientras compras cosméticos, busca aquellos con componentes que faciliten el cuidado de tu piel, como el ácido hialurónico, vitamina E, glicerina, ceramidas, camomila y otros.

Una vez tengas el producto ideal para ti, todo se vuelve más sencillo. Con tus manos limpias, humedece tu rostro con agua y usa el limpiador que escogiste. Masajéalo sobre tu piel por unos 30 segundos y después remuévelo con agua.

Cuando hayas terminado, límpiate colocando suavemente la toalla sobre tu rostro, sin restregar.

En definitiva, puede decirse que el cutis tirante es signo de que no nos hemos limpiado como corresponde, pero no te preocupes mucho, puedes aprender cuál es la mejor manera de limpiar tu piel para no experimentar esta sensación de nuevo.

También te puede interesar:

¿Por qué aplicar hielo sobre el rostro puede ser tan benéfico para evitar arrugas, manchas y acné?

Cómo desaparecen las cicatrices del cuerpo