Por qué a veces sentimos temblores luego de hacer ejercicio

La fatiga muscular está asociada a una disminución de electrolitos lo cual genera los temblores

Muchas personas han experimentando temblores en las piernas después de su rutina de ejercicios.
Muchas personas han experimentando temblores en las piernas después de su rutina de ejercicios.
Foto: Shutterstock

Sentir temblores en el cuerpo después de hacer ejercicio físico no sucede siempre que entrenamos, como indica Healthline, pero esto no quita que sea una circunstancia que despierte preocupación en algunas personas.

A continuación, te mostraremos algunas razones detrás de los temblores posteriores al ejercicio. Estar al tanto de sus causas te ayudará a identificar lo graves o no que pueden ser para tu estado de salud.

Fatiga muscular

La fatiga muscular es una causa muy común para los temblores que le siguen al ejercicio físico. Algunos de los signos más comunes que delatan su existencia son la debilidad muscular, bajos niveles de energía y el sentirse adolorido.

La fatiga muscular se manifiesta cuando trabajamos los músculos hasta su máxima capacidad, pero esto no significa que los músculos siempre terminen temblando posterior a una sesión intensa de ejercicio.

Mantener un músculo en una posición

Mantener nuestros músculos en una única posición por un periodo prolongado también puede inducir algunos temblores sobre el músculo en cuestión.

Esto ocurre por la actividad de las unidades motoras; algunas de ellas suelen activarse únicamente para realizar movimientos muy potentes. Si se mantienen en una posición por mucho tiempo, ellas entregarán más fuerza, lo que resulta en estos conocidos temblores.

Hipoglucemia

Los músculos utilizan la glucosa como su combustible, y ese combustible se agota mientras hacemos ejercicio, especialmente si ejercitamos de manera vigorosa por un cierto periodo de tiempo. Esto puede llevar a bajos niveles de azúcar en la sangre, es decir, hipoglucemia.

Los músculos empezarán a temblar si se quedan sin energía, indicando un estado de debilidad que debe conducirte a detener o disminuir la intensidad del ejercicio que estés realizando.

Deshidratación

Estar hidratados es un factor importante en la estabilización de nuestros niveles de electrolitos, que controlan las funciones de los nervios y los músculos.

Agua
La hidratación es de suma importancia cuando se realizan actividades físicas. Fuente: Pixabay

Realizar ejercicios de alta intensidad nos hará sudar mucho y perder el agua de nuestro cuerpo, lo que sucede también si ejercitamos afuera durante un día soleado. Ambas situaciones pueden llevarnos a sufrir de deshidratación.

Estar deshidratados puede hacernos susceptibles a sufrir temblores en nuestros músculos, pero también calambres de distintos niveles de gravedad. 

Alto consumo de café

Hay personas que gustan de consumir café poco antes de ejercitar para sentirse un poco más enérgicos. Lo mismo aplica con suplementos de cafeína y bebidas deportivas, que sí son útiles para potenciarnos antes de nuestra rutina.

Es importante indicar, no obstante, que el alto consumo de cafeína puede inducir temblores en el cuerpo, principalmente en las extremidades y en las manos.

Como ves, estas son causas que podrías atender prontamente para evitar que se desarrollen como importantes problemas de salud. Cada una es susceptible a diferentes estrategias, solo debes hallar la más adecuada para tu caso.

También te puede interesar:

Cómo entrenar con mancuernas para ejercitar los glúteos en casa sin lastimarse

Cuántas sentadillas hacer a diario para fortalecer los músculos de las piernas

Por qué correr es uno de los mejores métodos para bajar de peso según expertos