Con plan para cheques de estímulo $2,000, Trump deja en ridículo a su propio secretario del Tesoro, Steven Mnuchin

El presidente saliente además deja en ascuas a millones de estadounidenses que aún no logran llegar a fin de mes por la crisis económica

El secretario del Departamento del Tesoro, Steven Mnuchin.
El secretario del Departamento del Tesoro, Steven Mnuchin.
Foto: CHRIS KLEPONIS / EFE

A poco para la Navidad, el presidente saliente Donald Trump no solo boicoteó el acuerdo bipartidista para cheques de estímulo y las posibilidades de que finalmente se transfiera cuanto antes dinero a millones de estadounidenses afectados por la pandemia, sino que dejó en ridículo a su propio secretario del Departamento del Tesoro, Steven Mnuchin.

Propuesta de $600 venía de la Casa Blanca

Mientras en la cuenta de Twitter la tarde de ayer Trump tildaba en un video de “ridículamente bajos” e insuficientes los $600 acordados como pago mínimo por estadounidense en el nuevo paquete, Mnuchin celebraba el acuerdo que alcanzaron ambas delegaciones un día antes.

“Estoy complacido que el Congreso haya pasado con abrumador apoyo bipartidista las bases para alivio económico adicional para los trabajadores estadounidenses, familias y negocios”, indica Mnuchin en un comunicado compartido ayer en Twitter.

Mnuchin fue el funcionario que públicamente lanzó la oferta a la portavoz de la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, para cheques mínimos de $600, la mitad de lo que se dispuso con la aprobación de la ley CARES para la primera ronda de pagos. La propuesta trascendió cuando demócratas y republicanos discutían el borrador senatorial de estímulo que finalmente fue aprobado a principios de esta semana.

Aunque en principio los demócratas se negaron a apoyar una ley con cheques por esa cantidad como parte del paquete bipartidista de $900,000 millones, finalmente cedieron en un intento por alcanzar un feliz término antes de fin de año. De igual manera lo hicieron los republicanos, quienes liderados por Mitch McConnell se resistían al plan si el mismo no incluía provisiones para proteger a negocios de demandas relacionadas con el manejo de la COVID-19.

El anuncio de Mnuchin supuestamente venía de la Casa Blanca.

Pero, tras bastidores, parece que el presidente no estaba tan convencido de la propuesta o tenía otros planes, ya que este martes a poco del tuit de su jefe del Tesoro, Trump la emprendió contra la legislación aprobada en el Congreso que precisamente dispone para cheques de $600 mínimos inicialmente propuestos por la Casa Blanca e igual cantidad por cada dependiente.

Una “vergüenza” para Trump nuevo paquete de estímulo

Trump dijo que el paquete de estímulo es una “vergüenza” en un video que compartió en Twitter y añadió que los pagos de $600 dólares incluidos en el rescate son “ridículamente bajos”.

“Pido al Congreso que enmiende este proyecto y que incremente los ridículamente bajos $600 dólares a $2,000 dólares, o $4,000 por pareja; también pido al Congreso que se deshaga de los puntos innecesarios y de despilfarro de este proyecto”, indicó Trump, quien hacía meses que no se expresaba contundentemente sobre una segunda ronda de pagos.

Un golpe más para los estadounidenses afectados por la pandemia

Aunque suena atractiva para quienes esperan por más ayudas por coronavirus, el emplazamiento de Trump amenaza con romper un acuerdo alcanzado por demócratas y republicanos tras meses de intensas y complejas negociaciones.

El empecinamiento del republicano en que se suba la cantidad mínima por cheque de estímulo a último momento además alimenta la tensión y la angustia de los estadounidenses abatidos por la falta de empleo y de ayudas adicionales para evitar desalojos por deudas en el pago de la renta.

Este 26 de diciembre expiran las ayudas adicionales por desempleo aprobadas bajo la ley CARES. Además, este mes, quedará sin efecto la moratoria federal contra los desalojos en un intento para que inquilinos puedan permanecer en sus viviendas aunque no estén al día con los pagos a los caseros por la crisis económica.

Las nuevas provisiones para rescatar a estos grupos se encuentran en la nueva legislación que Trump se niega a firmar.

Hasta que el presidente no le dé el visto bueno a la legislación, la misma no entrará en vigor.