Paramédico que brindó RCP a pasajero con COVID-19 que colapsó en pleno vuelo, ahora tiene síntomas

El hombre dijo que siente que fue “atropellado por un tren”

Al registrarse en el vuelo de United Airlines, el pasajero enfermo negó sus síntomas.
Al registrarse en el vuelo de United Airlines, el pasajero enfermo negó sus síntomas.
Foto: Getty Images

Cuando Isaías Hernández, un hombre de 69 años, colapsó en un avión de United Airlines que se dirigía de Orlando a Los Ángeles el pasado lunes 14 de diciembre, Tony Aldapa sólo pensó en utilizar su entrenamiento como técnico de emergencias médicas para ayudar al hombre.

El paramédico brindó RCP al pasajero con COVID-19 que colapsó en pleno vuelo, y ahora tiene síntomas. Tony Aldapa y otro par de pasajeros hicieron equipo para darle reanimación cardiopulmunoar y hacer compresiones torácicas a Hernández durante unos 45 minutos, a pesar de que la esposa del enfermo admitió que su pareja estaba experimentando síntomas de la infección por SARS-CoV-2.

“Ella me dijo que tenía síntomas, que le faltaba el aire y que ella solo quería llevarlo a casa y que planeaban hacerse la prueba esta semana”, le dijo Aldapa a CBS, quien ahora teme haber contraído la enfermedad. “Esencialmente, siento que me atropelló un tren. Tuve tos, todo el cuerpo me duele, tuve dolor de cabeza”, aseguró.

El vuelo realizó una parada de emergencia en Nueva Orleans para que el enfermo fuera trasladado a un hospital de Louisiana, donde murió. Para abordar el vuelo 591 de United Airlines el hombre manifestó no tener síntomas ni haber sido diagnosticado con la enfermedad, a pesar de que había perdido el olfato, el gusto y tenía dificultades para respirar, según dijo su esposa.

Más tarde un forense confirmó que Hernández murió a causa de COVID-19 e insuficiencia respiratoria aguda. La aerolínea informó que estaba compartiendo la información solicitada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) a fin de tomar las medidas pertinentes respecto a los otros 179 pasajeros del vuelo.

Sin embargo, Aldapa aseguró que nadie de los CDC se había puesto en contacto con él a una semana de que ocurrieran los hechos.