Investigador ruso que trabajaba en una vacuna de COVID-19 fue apuñalado y lanzado de un piso 14

El hecho ocurrió en la ciudad rusa de San Petersburgo

Alexander Kagansky tenía 45 años y era un investigador ruso que trabajaba en una vacuna de COVID-19. El científico fue apuñalado y lanzado de un piso 14 en la ciudad de San Petersburgo, mientras se encontraba de visita en casa de un amigo.

Según la prensa local, Kagansky fue encontrado en el patio de un edificio de 16 pisos en ropa interior. Al realizar sus pesquisas, la policía encontró que el hombre había sido apuñalado antes de caer. Las autoridades investigan a un hombre de 45 años con quien presuntamente el biólogo habría tenido una disputa, pero el sospechoso aseguró que Kagansky se suicidó.

En su trayectoria científica, Kagansky trabajó en laboratorios en San Petersburgo, Washington, Edimburgo, y dirigió el Centro de Medicina Genómica y Regenerativa de la Universidad Federal del Lejano Oriente en Vladivostok. Entre sus investigaciones, buscaba una cura para el cáncer y actualmente trabajaba en una vacuna contra el COVID-19.