Biden enviará a Congreso reforma migratoria apenas comience su gobierno

Expertos coinciden en que cambios, como detener deportaciones innecesarias, pueden concretarse también con órdenes ejecutivas

Biden enviará a Congreso reforma migratoria apenas comience su gobierno
El presidente electo Joe Biden considera el sistema migratorio una de sus prioridades.
Foto: Drew Angerer / Getty Images

El presidente electo Joe Biden tiene una amplia agenda para sus primeros 100 días de gobierno, pero hay dos prioridades que ha marcado claramente: reforma migratoria y recuperación económica ante la pandemia de coronavirus.

“Presentaré un proyecto de ley de inmigración de inmediato y lo enviaré a los comités (del Congreso) apropiados para iniciar el proceso”, dijo en Wilmington, Delaware.

Así respondió directamente a cuestionamiento sobre sus primeras acciones a nueve días de la inauguración de su gobierno.

Agregó que su plan es revertir las políticas migratorias del presidente Donald Trump que, según expertos, como el Dr. Nestor Castillo, pueden ser modificadas por órdenes ejecutivas o procesos administrativos sobre interpretación de leyes actuales, además de las modificaciones que debe realizar el Congreso.

“Desde luego, vamos a ver de todas las propuestas migratorias que el señor Biden ha hecho, cuáles realísticamente va a poder implementar”, acotó el Dr. Castillo. “Una de las más fáciles es toda acción ejecutiva que el presidente Trump ha tomado puede ser revertida por otra acción ejecutiva del presidente Biden, se puede llevar a cabo inmediatamente”.

Tom Jawetz, vicepresidente de Política de Inmigración del Centro para Progreso Americano (CAP), confirmó que el demócrata puede impulsar cambios con órdenes ejecutivas, a fin de perfilar la reorganización del sistema migratorio.

Agregó que Biden deberá imponer “una moratoria de 100 días a las deportaciones”, al tiempo que se revisan los casos pendientes de inmigrantes en peligro de expulsión.

También se deberán “rescindir inmediatamente las órdenes ejecutivas” del presidente Trump, así como “encargar a los secretarios del gabinete la responsabilidad de entregar nuevos planes”.

“Después de los últimos cuatro años, es enorme la tarea de reparar el daño hecho a nuestro sistema de inmigración y a las comunidades de inmigrantes. Pero debido a que hay mucho en juego, el trabajo debe comenzar de inmediato y ser sostenido durante la administración entrante”, dijo Jawetz.

El proyecto migratorio de Biden es amplio, pero aunque expertos coinciden en que la reforma desde el Congreso es fundamental, hay avances sustanciales que puede lograr, como: detener deportaciones de inmigrantes sin récord criminal, extender programas de protección como TPS y DACA, revertir políticas que complican la obtención de “green card” y castigan a los más pobres, entre otras.

Dado que los demócratas lograron la mayoría en el Senado es factible que Biden avance con sus planes migratorios, pero los expertos también han indicado que hay diferencias entre congresistas del mismo partido, lo que podría complicar el avance de los planes propuestos.

“Incluso teniendo el control de la Cámara los demócratas, nada le garantiza a usted que vaya a haber una reforma migratoria, aunque obviamente uno tiene más expectativa”, adelantó el Dr. Castillo.

El plan de 100 días

En sus primeros 100 días como presidente, Biden prometió que impulsará al menos 16 acciones, entre las que se encuentran reorientar la política de aplicación de la ley a través de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), la protección a los “dreamers”, mejorar los procesos para la obtención de la “green card” y la naturalización, extender las opciones para inmigrantes que realizan servicio militar.

“Enfocarse en personas que nunca han sido condenadas por un delito grave y que han vivido, trabajado y contribuido a nuestra economía y nuestras comunidades durante décadas es la definición de contraproducente”, considera el demócrata en su plan. (Se) pondrá fin a las redadas en el lugar de trabajo para garantizar que las amenazas basadas en el estado de los trabajadores no interfieran con su capacidad para organizarse y mejorar sus salarios y condiciones laborales”.

También tiene un amplio plan sobre las peticiones de asilo, aunque tras la elección del 3 de noviembre reconoció que será una tarea complicada la desaparición de programas como “Permanecer en México”.

“La desastrosa política de Trump de ‘medidor’, que limita la cantidad de solicitudes de asilo aceptadas por día, obliga a las personas que buscan asilo a esperar durante semanas en las calles en ciudades fronterizas mexicanas, a menudo peligrosas, antes de que se les permita presentar la solicitud”, indicó.

Tampoco continuará con la llamada regla de “carga pública”, la cual está suspendida temporalmente por la oficina de Servicios de Inmigración y Ciudadanía (USCIS), debido a diversas decisiones en tribunales.

El presidente electo Biden coinciden con expertos migratorios que consideran que dicha disposición castiga a los inmigrantes por pedir cupones de alimentos y ayuda para vivienda y hasta Medicaid. Es decir, es un castigo a la pobreza.

“Permitir que los funcionarios de inmigración hagan que la capacidad de una persona para recibir una visa u obtener la residencia permanente dependa de su uso de los servicios gubernamentales… socava el carácter de Estados Unidos como tierra de oportunidades abierta y acogedora para todos, no solo para los ricos, consideró.