Mujer ejecutada por asesinar a embarazada y sacarle bebé fue abusada sexualmente por su madre y padrastro y vendida a traficantes para prostitución

La historia de vida de Montgomery estuvo marcada por tragedias, abandono y abusos desde la niñez

Lisa Montgomery fue sentenciada a la pena de muerte federal en el 2004.
Lisa Montgomery fue sentenciada a la pena de muerte federal en el 2004.
Foto: Wyandotte County Sheriff / EFE

Los abogados de Lisa Montgomery, ejecutada el miércoles en Indiana en el primer proceso federal de este tipo en casi 70 años, intentaron evitar su muerte alegando incapacidad mental.

Específicamente, la defensa de la mujer, sentenciada a la pena capital por ahorcar a una embarazada y sacarle el bebé en el 2004, planteó que la ejecución era inconstitucional porque su condición mental la hacía incapaz de entender por qué el Gobierno quería ejecutarla.

El anterior era en resumen el argumento legal que no prosperó ante el Tribunal Supremo que determinó poco antes de la medianoche del miércoles lo contrario, agilizando así la ejecución de la mujer por inyección letal.

Antes de la decisión del máximo foro, un juez federal de Indiana había suspendido el procedimiento hasta que se pudiera establecer con certeza que Montgomery estaba apta psicológicamente para enfrentar el procedimiento.

Una cadena de abusos por años

El planteamiento legal de los representantes de Montgomery  fue complementado por los pasados años con detalles sobre los múltiples problemas mentales que alegadamente sufría la hoy fallecida desde que era niña como resultado del patrón de abusos al que fue sometida incluso por su madre y padrastro.

Un artículo esta semana de Witness LA indica que desde que era una infante hasta la adultez, Montgomery sufrió episodios despiadados de abuso físico, sexual y emocional por parte de su madre, su padrastro, y varios hombres, según el testimonio de una prima, su media hermana, su medio hermano y un empleado de su padrastro.

Cuando la madre de la ejecutada se divorció del padre de ésta, la mujer permitió que el nuevo esposo la violara repetidamente ubicándola en una habitación especial propiedad de la familia para esos fines. El hombre, además, habría instado a sus compinches a violar en grupo a la adolescente en múltiples ocasiones. Los atacantes golpeaban y orinaban a la joven para someterla sexualmente.

Años después, la madre de Montgomery la vendió a traficantes sexuales.

Varios diagnósticos de enfermedad mental

Como resultado de los abusos, la mujer fue diagnosticada con trastorno bipolar, trastorno de estrés postraumático, desorden disociativo, epilepsia del lóbulo temporal y psicosis general.

Un análisis del cerebro de la convicta o imágenes por resonancia magnética arrojaron anormalidades asociadas a daño cerebral y varias formas de disfunción cerebral.

Como parte de las alegaciones de la defensa que buscaban evitar la ejecución, los abogados plantearon que durante el juicio contra Montgomery los representantes de la acusada no le presentaron debidamente ese historial al jurado como atenuante en el caso.