El inesperado mensaje del joven condenado a 45 años de cárcel por matar a su madre en Florida

El joven, con 15 años al momento de los hechos, enterró el cadáver junto a una iglesia cercana al domicilio familiar

El inesperado mensaje del joven condenado a 45 años de cárcel por matar a su madre en Florida
Imagen ilustrativa de un prisionero.
Foto: Shutterstock

MIAMI – El joven floridano de 17 años Gregory Ramos, que en 2018, con 15 años, mató a su madre en una discusión por sus calificaciones escolares, fue condenado este viernes a 45 años de prisión, pero la sentencia será revisada en 25 años.

Con gran entereza, según puede verse en un vídeo de la audiencia en un tribunal del condado Volusia publicado en medios locales, Ramos, vestido con un uniforme naranja y encadenado, pidió perdón a toda su familia, rindió homenaje a su madre, a quien definió como “una persona bella”, y subrayó que no pretendía buscar “justificaciones” a lo que hizo.

A comienzos de diciembre y como parte de un acuerdo de su abogado para evitar un juicio con jurado, Ramos se declaró culpable de asesinato en primer grado, de haber abusado del cadáver de su madre, Gail Cleavenger, y de alterar pruebas.

En noviembre de 2018 en su casa en la localidad de DeBary, en el centro de Florida, Cleavenger, de 46 años, y su hijo discutieran por las notas escolares y él la mató.

El joven enterró el cadáver junto a una iglesia cercana al domicilio familiar y reportó la desaparición de su madre, pero acabó confesando el crimen a la policía, según el sumario.

La jueza que le impuso la sentencia autorizó que la abuela de Ramos, de 84 años, pudiera acercarse y ver de cerca la cara del joven por primera vez desde que confesó el crimen y fue puesto a disposición del sistema correccional juvenil el 15 de noviembre de 2018.

Abuela rezó por el joven

La abuela rezó una oración delante de Ramos, le hizo la señal de la cruz y le prometió que le tendrá siempre para lo que necesite y le estará cuidando desde afuera.

Los tíos y tías del joven hablaron para recordar a la víctima y dijeron que sentían que con ella habían perdido también a Ramos.