Biden apoya la ley Jones con una orden con la que protege a la industria nacional

La legislación encarece la vida en Puerto Rico al afectar la competencia del transporte marítimo entre estados y territorios

Biden apoya la ley Jones con una orden con la que protege a la industria nacional
El presidente, Joe Biden, y la vicepresidenta Kamala Harris, antes de la firma de la orden ejecutiva para apoyo de la industria nacional./EFE/EPA/KEVIN DIETSCH
Foto: EFE

El presidente Joe Biden lo dijo el lunes alto y claro: apoya sin fisuras la ley Jones (Jones Act) y la considera una de las piezas que asegura la competitividad de la industria manufacturera americana, algo que la actual Administración quiere apoyar.

Se trata de una ley que lleva décadas encareciendo los productos que llegan por vía marítima como parte de comercio nacional a Puerto Rico y otras islas como Hawaii.

Biden hizo expreso este apoyo, que ya defendió el nuevo secretario de Transporte, Pete Buttigieg, en un acto en el que firmó una nueva Orden Ejecutiva, para apoyar al sector industrial de EE UU y sus trabajadores dentro del país. Con este mandato, el presidente hace efectivo el mandato de que las compras que el Gobierno federal haga, con un presupuesto anual que ronda los $600,000 millones, sea de bienes hechos en EE UU, y no meramente ensamblados en el país sino con componentes (al menos en un porcentaje) hecho en América.

La Orden se enmarca en una serie de medidas para proteger a la industria y la clase media del país y de hecho incluye un apoyo específico al Jones Act.

La Jones Act obliga a que los barcos que transportan bienes y pasajeros entre dos puertos del país tengan que estar construidos en EEUU, sean propiedad mayoritaria ciudadanos americanos, estén tripulados por americanos que naveguen bajo la bandera de las barras y las estrellas. Esta legislación de principios del siglo pasado ahora se va a aplicar también a los proyectos de energía eólica en el mar por lo que se presenta comp clave para asegurar que el sector naviero participa del crecimiento de las energías alternativas.

Para los habitantes de Puerto Rico y Hawaii, el impacto de esta legislación es enorme porque elimina la competencia global para un transporte de bienes que es sobre todo marítimo y como resultado se encarecen mucho los productos que son de uso regular. Los precios son más altos que en Florida, en Texas o que en otras islas del Caribe.

La intención de la ley fue proteger a la industria naviera americana, que pese a todo no es más competitiva que la asiática, por ejemplo.

Pese al fuerte impacto negativo en Puerto Rico, que ya lidia con una profunda crisis, la nueva Administración mantiene su apoyo a una ley que fue suspendida solo temporalmente por la anterior presidencia tras el huracán María. Tras octubre de 2017 la suspensión de esta ley no se amplió pese a que la zona aún estaba lejos de la recuperación de la normalidad.

Apoyo a industria

La Administración desde la que no se deja de reiterar que se vive en un momento “precario” toma ahora una acción para apostar por la industria del país, salarios más altos, la clase media que ahora está en riesgo y el desarrollo medioambiental.

La ley federal require que el Gobierno y sus agencias den preferencia a las empresas americanas a la hora de hacer contratos pero no siempre ha ocurrido y desde 1954 no se han actualizado los requerimientos. Ahora, Biden, con la Orden Ejecutiva demanda a las agencias que cierren todos los agujeros legales en lo que respecta a la medida de contenido doméstico en un producto y eleva el umbral del porcentaje de componentes hechos en América que necesita un producto para considerarse como tal.

La Administración va a designar a una figura dentro de la Oficina de la presidencia encargado de la gestión de programa Made in America y creara una dirección dentro de la Oficina de Gestión del Presupuesto (OMB) para supervisar la aplicación de esta orden.

Adicionalmente se revisaran las excepciones para evitar que haya muchas excepciones y de hecho termine por no aplicarse de forma efectiva este mandato. Las excepciones relevantes se harán pública en una página web.

Las agencias y departamentos presentarán un informe sobre la implementación de estas políticas, y harán recomendaciones para avanzar y asegurar que se cumple con con los objetivos.

Desde la Administración se reconoce que Donald Trump tomó medidas para proteger la a industria pero se explica que no han tenido ningún resultado y que no se lo tomaron en serio porque se dieron aprobaciones a muchas excepciones por lo que se vació de contenido la retórica.

Muchos economistas, entre los que se cuentan los más progresistas, no ponen mucha fe en medidas proteccionistas como esta cuando muchas de las cadenas de oferta están deslocalizadas y son internacionales. Es algo que puede terminar complicando mucho la manufactura y el consumo por los retrasos en cumplimentar órdenes de ventas y contratos.