La razón electoral por la que el senador Bernie Sanders insiste en el cheque de $2,000

La batalla de millones de estadounidenses para llegar a fin de semana es otra de las razones expuestas por el legislador

El senador Bernie Sanders insiste en un tercer cheque de estímulo de $2,000.
El senador Bernie Sanders insiste en un tercer cheque de estímulo de $2,000.
Foto: Liz Lynch / Getty Images

El senador Bernie Sanders considera que si los demócratas que ahora representan la mayoría en la Cámara de Representantes y en el Senado federal no aprueban de inmediato un nuevo paquete de estímulo que incluya cheques de estímulo de $2,000 dólares los electores le pasarán factura en los próximos eventos electorales.

“Eso es lo que la historia nos dice. Lo que la historia nos dice es que cuando Clinton ganó en el 1992, dos años después, los demócratas no hicieron lo que tenían que hacer, y fueron barridos por los republicanos. Obama ganó en el 2008. En el 2010, los republicanos los diezmaron en las cabinas electorales”, argumentó Sanders en una entrevista con la cadena CNN esta semana.

El senador social democráta además destacó la batalla de millones de estadounidenses que no tienen los medios financieros para satisfacer sus necesidades básicas y las de sus familias debido a la crisis económica que desató el coronavirus.

“Mira Dana, este no es un asunto complicado. Nosotros estamos en un momento sin precedentes en la historia de Estados Unidos. Decenas de millones están sufriendo. Las personas que están viendo este programa no tienen comida en sus alacenas para alimentar a sus hijos. Ellos están enfermos. Ellos no pueden permitirse ir al doctor. Ellos no puede pagar el exorbitante alto costo de los medicamentos recetados. Ellos están preocupados por el cambio climático y lo que eso significa para sus hijos y las futuras generaciones”, abundó Sanders.

Según el senador, quien en diciembre pasado presentó una enmienda a la ley de gastos para incrementar los cheques a $1,200 dólares que no prosperó, que la crisis no discrimina por etnia o preferencia política.

“Eso es donde estamos ahora. Y los estadounidenses dicen: ‘nosotros los elegimos’, ‘hagan algo’, ‘mejoren nuestras vidas’, ‘nosotros estamos sufriendo’. Eso es en los estados rojos y en los estados republicanos. Es en los estados demócratas. En las zonas rurales y en las urbanas de EE.UU. Son los negros, blancos, latinos, nativos estadounidenses, asiáticos estadounidenses”, detalló.

“Este es un país que está sufriendo ahora mismo y si los demócratas que tienen ahora una estrecha mayoría en la Cámara y en el Senado, tenemos al presidente Joe Biden en la Casa Blanca, si no respondemos ahora, sí, yo creo que en dos años los republicanos van a decir: ‘oye, ustedes eligieron a estas personas y ellos hicieron nada, voten por nosotros’, y ellos van a ganar”, sostuvo el legislador de Vermont.

Aunque la discusión de un tercer cheque de estímulo apenas ha iniciado en la nueva Asamblea Legislativa luego del anuncio del presidente Joe Biden, desde la aprobación de la segunda ronda de pagos, algunos demócratas del ala más liberal del Partido presionan para que el pago base en una próxima ronda sea $2,000 y no $1,400.

Los republicanos por su parte insisten en que una nueva ley de estímulo con pagos directos debe enfocarse en los grupos más necesitados e incluir mayores restricciones en cuanto a los requisitos de elegibilidad por ingresos para que aplique a menos personas.

A pesar de que son mayoría en ambos cuerpos, los demócratas no descartan recurrir al proceso legislativo conocido como reconciliación para evitar la dilación en la aprobación de un tercer cheque ante las reservas que ya han mostrados sus rivales políticos.

Ese mecanismo permite que un proyecto de ley sea aprobado en el Senado por mayoría simple, pero limita las medidas que pueden incluirse.