5 cosas que le suceden a tu cuerpo cuando consumes probióticos

Los probióticos pueden favorecerte de distintas formas, desde tu estado de ánimo hasta fortalecer tus defensas

5 cosas que le suceden a tu cuerpo cuando consumes probióticos
El yogur es la fuente de probióticos más conocida.
Foto: Any Lane / Pexels

Los alimentos que contienen microbiota de forma natural contienen bacterias activas vivas beneficiosas que pueden aumentar la cantidad de microbios buenos en tu cuerpo.

La microbiota intestinal estimula el sistema inmunológico, descompone los compuestos alimentarios potencialmente tóxicos y sintetiza ciertas vitaminas y aminoácidos.

¿Qué alimentos aportan probióticos?

El yogur es la fuente de probióticos más conocida. Consumir este lácteo es una de las maneras más sencillas de obtener bacterias beneficiosas.

Hay otros alimentos fermentados que también proporcionan bacterias útiles a nuestro organismo como el tempeh, kéfir (bebida láctea fermentada), chucrut, kombucha (té fermentado), tepache, vinagre de sidra de manzana crudo y kimchi.

5 cosas que le suceden a tu cuerpo cuando consumes probióticos:

1. Favoreces el equilibrio de la microbiota y previenes infecciones

Los probióticos pueden ayudar a restablecer el equilibrio natural de las bacterias intestinales. En un cuerpo sano conviven sin problemas microbiota patógena (microbios dañinos) y simbiótica (beneficiosa). Pero si hay una alteración en ese equilibrio, el cuerpo puede volverse más susceptible a las enfermedades, según explica la Fuente de Nutrición de Harvard.

El desequilibrio puede ser provocado por enfermedades infecciosas, ciertas dietas o el uso prolongado de antibióticos u otros medicamentos.

2. Puede mejorar tu estado de ánimo

Los desequilibrios en la microbiota podrían contribuir a la depresión. Los microorganismos producen sustancias que llegan a la sangre y posteriormente al cerebro luego de cruzar la barrera hematoencefálica, según explica en The Conversation el neurobiólogo José Ramón Alonso Peña.

La microbiota intestinal puede producir o estimular la producción de neurotransmisores y productos neuroactivos como la serotonina, el GABA y la dopamina.

Una revisión de 15 estudios en humanos encontró que la suplementación con cepas de Bifidobacterium y Lactobacillus durante 1 a 2 meses puede mejorar los comportamientos relacionados con la ansiedad, la depresión, el autismo, el trastorno obsesivo compulsivo (TOC) y la memoria.

3. Puede mejorar la salud de tu corazón

Una revisión y metanálisis de 15 ensayos señala que consumir alimentos que contienen bacterias probióticas Lactobacillus podría reducir los niveles de lipoproteínas de baja densidad o colesterol “malo”, así como el colesterol total.

El consumo de probióticos también puede ayudar a reducir la presión arterial.

4. Puedes mejorar tu salud digestiva

Los probióticos pueden ayudar a tratar enfermedades inflamatorias del intestino, especialmente la colitis ulcerosa. Revisiones científicas señalan que los probióticos podrían ser beneficiosos debido a múltiples mecanismos: estimulación de citocinas antiinflamatorias, inhibición de citocinas inflamatorias, fortalecimiento de la barrera intestinal y acción antagonista sobre los microorganismos dañinos.

Diarrea

Hay situaciones de estrés para el cuerpo en las que los probióticos pueden ser útiles, como reducir la gravedad de la diarrea después de la exposición a patógenos o reponer las bacterias normales en el intestino después de que un paciente usa antibióticos.

5. Podrías bajar de peso

Algunos prebióticos pueden ayudar a reducir la grasa abdominal y perder peso. Live Strong comparte que una cepa denominada Lactobacillus gasseri puede ralentizar la absorción de grasas y aumentar la cantidad de grasa excretada por el cuerpo.

El yogur probiótico con Lactobacillus amylovorus está vinculado a la reducción de la grasa corporal de acuerdo a un estudio en hombres y mujeres obesos.

Para la mayoría de las personas sanas, los probióticos se consideran seguros. Sin embargo cuando se trata de suplementos probióticos, algunas personas deben tener precaución ya que puede haber riesgo de infección. Cleveland Clinic señala que estas personas son aquellas que tienen un sistema inmunológico debilitado (como los que se someten a quimioterapia), tienen una enfermedad crítica o recientemente se sometió a una cirugía.

Te puede interesar: