Cómo un tercer cheque de estímulo podría diferir de los anteriores; 5 puntos clave en la discusión

Menos personas podrían ser elegibles al pago si prospera una propuesta para que el dinero sea enfocado a los que más lo necesitan

El Departamento del Tesoro imprime los cheques de estímulo que distribuye el IRS.
El Departamento del Tesoro imprime los cheques de estímulo que distribuye el IRS.
Foto: Getty Images

Varias podrían ser las diferencias entre los primeros dos cheques de estímulo enviados por el Servicio de Rentas Internas (IRS) y el que se espera que aprueba la Legislatura federal bajo la Administración de Joe Biden.

Monto base

Lo primero y lo más que se menciona es el monto base de los pagos.

La ley Ayuda, Alivio y Seguridad Económica del Coronavirus (CARES), aprobada en marzo; y la Ley de Asignaciones Suplementarias en Respuesta y Alivio al Coronavirus del 2021, aprobada en diciembre pasado, establecieron pagos base de $1,200 y $600 por individuo, respectivamente. En caso de una tercera ronda, se espera que esa cantidad sea de $1,400.

La cifra surge luego de que líderes en el Congreso del ala más progresista y hasta el expresidente Donald Trump abogaran por un incremento de $600 a $2,000 que no se concretó en la Asamblea Legislativa pasada.

Fuentes de datos que usa el IRS para procesar los pagos

Para poder procesar los cheques, el IRS se basa en la información contributiva suministrada por los beneficiarios en el 2018 y 2019 para establecer elegibilidad por ingresos y el monto de pago

En el caso del primer cheque, la agencia utilizó una de las dos declaraciones; específicamente, la más actualizada que tenían disponible.

En el segundo pago, se basó principalmente en la declaración de impuestos del 2019.

Ante la eventualidad de un tercer cheque, la mayor probabilidad es que la oficina utilice los datos contributivos que usted presente este año a partir del 12 de febrero.

Adicional, el Gobierno puede utlizar información personal en los archivos de beneficiarios de programas federales como el Seguro Social y la Administración de Veteranos.

Si usted no ha recibido uno o los dos cheques ya distribuidos, lo más probable es que el IRS no cuente con sus datos para procesar el pago, por lo que tendrá que declarar este año y solicitar cualquier pago adeudado mediante el “Crédito de recuperación de reembolso”.

Matrimonios de estatus migratorio mixto

Otro punto que se enmendó como parte de las disposiciones de la segunda ronda y podría repetirse en la tercera es la elegibilidad de estadounidenses que están casados con indocumentados o personas que no cuentan con número de Seguro Social.

Las llamadas familias de estatus migratorio mixto, donde uno de los dos es ciudadano y el otro no, se benefició de la segunda ronda, y se espera que también sean incluidas en el caso de un tercer pago.

Estos matrimonios también pueden solicitar mediante un “Crédito de recuperación de reembolso” en la declaración de impuestos los pagos adeudados de la primera ronda.

Bajo la ley CARES se establecía que ambos conyugues debían tener un número de Seguro Social para poder recibir el cheque de estímulo; de lo contrario, ambos serían excluidos del beneficio. Esto cambió a partir de la segunda ronda.

Elegibilidad basada en ingresos

Otro cambio que podría venir con un tercer cheque de estímulo es el nivel de ingresos para elegibilidad. Algunos legisladores republicanos están reacios a darle paso a una medida que no esté “enfocada” a los estadounidenses que más lo necesiten.

Este ángulo está siendo evaluado al momento por el presidente Biden y su equipo para una posible negociación de los términos de un nuevo paquete de estímulo económico por coronavirus.

Para considerar esta inquietud, las reglas de disminución gradual del monto de pago podrían variar para que menos personas con ingresos más altos reciban el dinero.

La ley CARES confirió cheques a estadounidenses con ingresos brutos ajustados de hasta $75,000 y hasta $150,000 para parejas casadas que presenten declaraciones en conjunto recibirán el pago completo.

En el caso de contribuyentes que reportan “ingresos por encima de esos montos, el monto del pago se va reduciendo $5 por cada $100 por encima de los umbrales de $75,000/$150,000”. Para una tercera ronda, esta medición se podría alterar para reducir la cantidad de beneficiarios elegibles.

Elegibilidad de dependientes

El dinero por dependientes varió entre el primero y segundo cheque. Como parte de la distribución inicial, la cifra era de $500 por dependiente hasta un máximo en tres. La segunda ley de estímulo estipuló que los beneficiarios con dependientes, recibirían $600 por cada uno sin límite de cantidad de menores elegibles.

Sin embargo, ninguna de las leyes anteriores concedió elegibilidad para dependientes mayores de 16 años.

Aunque es muy pronto para confirmar de cuánto será el monto base (incluso, hay demócratas pidiendo que sea de $2,000 y no $1,400), y, si en efecto, se otorgarán nuevos créditos por dependientes, no está descartado que los legisladores incluyan a estudiantes universitarios que viven con sus padres o ancianos que son cuidados por otros adultos bajo esta categoría como parte de una nueva ley de estímulo.