¿Qué tan nutritivos son los mariscos?

También conocidos como "manjares del mar" no solo son refrescantes, ligeros y deliciosos. Se trata de un alimento con un inmenso potencial nutricional y medicinal

Los mariscos son un alimento de lo más completo y nutritivo. Brillan por su contenido en proteínas magras, vitaminas, minerales y ácidos grasos omega-3.
Los mariscos son un alimento de lo más completo y nutritivo. Brillan por su contenido en proteínas magras, vitaminas, minerales y ácidos grasos omega-3.
Foto: PublicDomainPictures / Pixabay

Los mariscos son ese tipo de alimento que normalmente amas u odias. Son considerados un elemento importante en la gastronomía de diversas culturas a nivel mundial y en algunas regiones son popularmente nombrados “manjares del mar”. De acuerdo con la descripción del INCAP y la OPS, los mariscos son un grupo de animales del mar que, a diferencia de los peces, no tienen esqueleto. Además cabe mencionar que los mariscos son uno de los alimentos más antiguos de la humanidad, según las actas de la Academia Nacional de Ciencias se reporta que desde hace más de 40 000 años los alimentos del mar forman parte de la dieta del hombre.

Son increíblemente versátiles y ligeros, la comida perfecta para las tardes de verano y uno de los mejores amigos del vino blanco. Sin lugar a dudas resulta todo un placer disfrutarlos a la mesa, representan una importante fuente de proteínas de alto valor biológico y entre sus principales diferencias con otros tipos de carnes, se encuentran sus beneficios nutricionales.

Llama de manera peculiar la atención saber que solo 1 de cada 5 estadounidenses come mariscos dos veces por semana, según lo recomendado por USDA. Teniendo este dato como antecedente, recientemente a través de diversos medios especializados en salud y nutrición se ha comprobado que comer mariscos es un hábito alimenticio que promueve la buena salud.

Teniendo en cuenta datos como los siguientes: la enfermedad cardíaca es la principal causa de muerte entre las mujeres en todo el mundo, las enfermedades cardíacas y los accidentes cerebrovasculares causan el 30% de todas las muertes a nivel mundial y 800,000 muertes cada año en los Estados Unidos. Es momento de saber que comer mariscos puede salvar vidas, así lo señala un estudio de Harvard en el cual se avalan los beneficios de comer ocho onzas de mariscos a la semana para reduce el riesgo de morir por una enfermedad cardíaca en un maravilloso 36%. En el mismo trabajo de investigación se comprobó que comer de 8 a 12 onzas de mariscos por semana durante el embarazo puede mejorar el coeficiente intelectual, el desarrollo cognitivo y la salud ocular del bebé. Otro de nuestros datos favoritos de dicho estudio, es que comprueba que aquellos adultos mayores que comen más de pescado y mariscos viven en promedio 2.2 años más.

¿Los mariscos son saludables?

Todo se ha dicho acerca de los mariscos, ya que son un alimento que si no se consume en las condiciones de frescura adecuadas puede causar graves intoxicaciones alimentarias y es por ello que muchas personas “les tienen mucho respeto”. Sin embargo lo primero que tienes que saber es que figuran como uno de los alimentos más nutritivos y saludables, sus propiedades podrían compararse con las del pescado, aunque ciertos detalles de su composición los vuelven únicos.

Entre las principales bondades nutricionales de los mariscos llama la atención su riqueza en proteínas magras, vitaminas y minerales. De manera específica todos los mariscos sin importar la variante (ya sean crustáceos, moluscos o equinodermos), tienen un contenido en proteínas que oscila entre el 15 y 20%. Además se trata de proteínas magras, las cuales contienen importantes aminoácidos esenciales que resultan similares a los que aportan otras fuentes de proteínas como la carne, el pollo y la leche.

Se cuenta con referencias interesantes que promueven un mayor consumo de mariscos en la población. Tal cual lo señala la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), quienes afirman que al igual que el pescado, la proteína de los mariscos es de fácil digestión y complementa a los cereales y legumbres.

De tal modo que los mariscos proporcionan nutrientes esenciales al cuerpo. Estos incluyen vitaminas A, B y D, así como ácidos grasos omega-3. También son ricos en calcio y fósforo y una gran fuente de minerales, como hierro, zinc, yodo, magnesio y potasio. Cada uno de estos nutrientes se asocia con específicos beneficios para la salud, la vitamina A ayuda a proteger la visión y estimular el sistema inmunológico. Las vitaminas del complejo B influyen en la producción, el metabolismo y la concentración de energía.

Un dato muy interesante sobre el poder nutricional de los mariscos, es que son una de las únicas fuentes alimenticias de vitamina D, que promueve el crecimiento óseo saludable, la absorción de calcio y aumenta la eficiencia del sistema inmunológico. 

También existen dos ácidos grasos omega-3 que se encuentran en el pescado y los mariscos: EPA (ácido eicosapentaenoico) y DHA (ácido docosahexaenoico). Y son realmente importantes para el organismo, por que nuestros cuerpos no producen ácidos grasos omega-3, por lo que debemos obtenerlos a través de los alimentos que comemos. Los ácidos grasos omega-3 se encuentran en todo tipo de pescado, pero son especialmente ricos en pescados grasos como el salmón, la trucha, las sardinas, el arenque, la caballa, el atún y las ostras.

Un estudio financiado por los CDC sobre 12 factores de riesgo metabólicos, dietéticos y de estilo de vida modificables en los Estados Unidos, encontró que comer mariscos para obtener ácidos grasos omega-3 esenciales puede prevenir 84,000 muertes cada año. Los ácidos grasos omega-3 presentes en los mariscos tienen innumerables beneficios para la salud:

  • Ayudan a mantener un corazón sano y protegen la salud cardiovascular. Se asocian con cualidades para reducir la presión arterial y el riesgo de muerte súbita, ataque cardíaco, ritmos cardíacos anormales y accidentes cerebrovasculares.
  • Promueven una función cerebral saludable. Benefician el desarrollo infantil de la visión y al sistema nervioso durante el embarazo.
  • Son un gran aliado de la salud emocional y mental. Su consumo recurrente puede disminuir el riesgo de depresión, TDAH, enfermedad de Alzheimer y demencia.
  • Resultan un magnífico complemento dietético para reducir la posibilidad de desarrollar diabetes y el síndrome metabólico. La evidencia sugiere que un mayor consumo de omega-3, también puede tener un efecto positivo en el metabolismo de la glucosa y la insulina.
  • Los ácidos grasos omega 3 se relacionan con extraordinarias propiedades antiinflamatorias, que intervienen en la prevención de enfermedades crónicas y reducen el riesgo de artritis.
  • Los mariscos nos hacen más inteligentes. Las personas que los consumen a menudo muestran tener un hipocampo cerebral un 14% más grande, el gran centro de memoria y aprendizaje.
  • Se cuenta con diversas referencias que avalan los beneficios de comer ácidos grasos omega 3 como un bien aliado en pautas alimenticias contra el sobrepeso y la obesidad. Un estudio, que fue publicado en la revista ALAN concluyó que los ácidos grasos omega 3 son coadyuvantes en el manejo de la obesidad en mujeres premenopáusicas. Además son bajos en grasas y calorías, y muy saciantes.

Ahora ya lo sabes existen muchas razones para comer más mariscos. Son nutritivos, deliciosamente versátiles y un manjar lleno de bondades nutricionales y medicinales. Apuesta por integrar su consumo dos veces por semana, optando por opciones como los camarones, las almejas, los mejillones, las ostras y los pescados grasos. ¡No te vas arrepentir!