Cómo elegir la textura de los productos de belleza según tu tipo de piel

La elección de los productos de belleza repercute en los resultados que ellos te ofrezcan

Es importante que conozcas el tipo de piel que tienes para que puedas elegir bien tus productos.
Es importante que conozcas el tipo de piel que tienes para que puedas elegir bien tus productos.
Foto: Shutterstock

Cada tipo de piel se relaciona mejor con un tipo específico de textura, como señala Stylist. Este es un factor que no suele tomarse mucho en cuenta, pero que definitivamente es determinante sobre lo útil que un producto sea o no para ti.

Tu piel interactúa de maneras distintas con diferentes tipos de texturas. Cómo se explica a continuación, hay pieles que responden mejor a las cremas espesas que a las que no y viceversa, lo que afecta el resultado que la crema en cuestión pueda generar.

¿Cómo afecta la textura del producto en su uso?

La textura del producto cosmético hace mucha más diferencia de la que podemos creer en un principio. Los distintos tipos de piel absorberán algunos productos mejor que otros dependiendo de lo espeso o líquido que sea el producto en cuestión, lo que puede afectar el resultado ofrecido por el producto.

Cuando un producto interactúa con nuestra piel, hay 3 barreras principales que este debe traspasar: epidermis, dermis y el tejido subcutáneo. Además, hay muchas capas que el producto debe también superar para generar el impacto que está orientado a generar.

Por otro lado, dentro de los productos hay ingredientes que son más fáciles de absorber que otros. Por ejemplo, el retinol en cualquier concentración se absorbe con mayor facilidad que algunos ingredientes que pueden necesitar hasta 5 minutos para penetrar en la piel.

Piel
Algunos tipos de pieles necesitan el uso de cremas hidratantes. Fuente: Shutterstock

Texturas adecuadas según el tipo de piel

Brevemente se indicará qué textura es la más apropiada para tratar tipos específicos de piel.

Piel con rosácea

Las texturas cremosas o lechosas son perfectas para las cremas humectantes y limpiadoras para la piel con rosácea. Por su parte, las mascarillas funcionan mejor en estas pieles si son ligeras y cremosas.

Piel seca y deshidratada

La crema limpiadora para la piel seca debe ser cremosa preferiblemente. Por su parte, la crema humectante puede ser más espesa. Por último, las mascarillas más adecuadas para este tipo de piel son aquellas con una textura más gelatinosa.

Piel grasosa

A la piel grasosa le vienen bien tonificadores con ácido líquido para descongestionar los poros sin estirar la piel. Es preferible que la crema humectante sea ligera y libre de aceites.

Piel mixta

Es muy importante aplicar cremas hidratantes al momento de limpiar este tipo de piel. Por su parte, las mascarillas dobles son muy útiles dado que tratan cada área del rostro de manera separada y especializada.

Conocer tu tipo de piel y leer las etiquetas informativas de los productos te ayudará a determinar los productos más adecuados para ti, lo que beneficiará y mejorará tu rutina de cuidado de la piel.

También te puede interesar:

¿Por qué aplicar hielo sobre el rostro puede ser tan benéfico para evitar arrugas, manchas y acné?

Cómo desaparecen las cicatrices del cuerpo

Cómo crear tus propias tiras caseras para quitar los puntos negros

Por qué luego de limpiarla tu piel no debería sentirse tirante