Polémica por banquetas eliminadas: ¿estrategia para bajar la indigencia en estaciones del Metro de Nueva York?

La violencia en auge en el transporte público tiene activadas las alarmas; pero algunos rechazan las medidas tomadas

Cama improvisada dentro del Metro de NYC.
Cama improvisada dentro del Metro de NYC.
Foto: Andrés Correa Guatarasma / Cortesía

Aunque la versión oficial sobre la desaparición de las banquetas para sentarse -o dormir- en  estaciones del Metro de Nueva York apunta a razones de limpieza, la evidencia sugiere que es una estrategia para disminuir la indigencia, vinculada a la violencia en auge en el transporte público.

Ayer, el líder del Concejo Municipal, Corey Johnson, le preguntó al presidente de la MTA, Pat Foye, en una audiencia, si los asientos habían sido retirados para “evitar que las personas sin hogar durmieran en ellos”. “La respuesta corta a esa pregunta es no, no es por eso que se quitaron los bancos”, dijo Foye.

La presidenta interina de Tránsito de la MTA (NYC Transit), Sarah Feinberg, agregó que los bancos simplemente se sacaron temporalmente para limpiarlos y se devolvieron esta semana. Pero luego admitió que la MTA los ha eliminado en el pasado como un “último recurso” para solucionar “problemas de campamento”.

“Después de una limpieza profunda y desinfección debido a una condición insalubre, New York City Transit está reemplazando los bancos en la estación 23rd Street / 6th Avenue”, había dicho previamente el vocero Tim Minton.

La MTA no dio más detalles sobre la naturaleza de la “condición insalubre”. Pero cuando la desaparición se notó por primera vez el viernes, la explicación fue otra: “Se quitaron los bancos de las estaciones para evitar que las personas sin hogar durmieran en ellos”, tuiteó originalmente la MTA en respuesta a un pasajero que preguntó con ironía por las banquetas que faltaban.

Esa explicación rápidamente acumuló respuestas negativas y la publicación finalmente fue eliminada, reconoció la portavoz Abbey Collins, quien luego pasó mencionó los esfuerzos de la MTA para ayudar a las personas sin hogar en el sistema.“El Metro no sustituye a un refugio y los neoyorquinos sin hogar merecen una atención mucho mejor”, comentó. “Hemos estado trabajando con la ciudad en este importante tema y hemos pedido más recursos médicos y de salud mental dedicados que se necesitan con urgencia para resolver la crisis de las personas sin hogar que ha sido exacerbada por la pandemia”.

También se empleó una táctica similar el año pasado, quitando los respaldos de los bancos en la estación West 4th Street de Manhattan para desalentar el sueño, acotó New York Post.

La violencia y “crisis de salud mental” que vive la ciudad están causando estragos en el sistema de transporte, denunció en enero Feinberg, en una nueva carta enviada al alcalde Bill de Blasio.

Desde el 6 de mayo, el Metro de Nueva York se cierra cada noche de 1 a 5 a.m. para una limpieza profunda y un intento de desalojar a las personas sin hogar que, en muchos casos, se trasladan a las calles, para luego volver a deambular en las estaciones, los vagones y/o los buses.