Cómo conocer el estado de salud de tu bebé a través de su pañal

Las evacuaciones del bebé pueden indicar parcialmente el estado de salud de la criatura

Cómo conocer el estado de salud de tu bebé a través de su pañal
Observar las deposiciones del bebé nos permite identificar su reacción ante ciertos alimentos.
Foto: Shutterstock.

Las deposiciones del bebé pueden ser estudiadas para tener una idea de su estado de salud. Según Webconsultas, características como olor, textura, tamaño y cantidad se pueden examinar si ellas se deben a una razón anormal o patológica.

Estreñimiento mantenido, heces líquidas con fiebre, deposiciones con sangre y heces pálidas son algunos de los signos a los que hemos de prestar atención al momento de observar las deposiciones de nuestro bebé. Esto y más se abordará a continuación.

1.  El meconio: la primera evacuación del bebe

Lo habitual es que el bebé realice su primera evacuación dentro de sus primeras 24 horas de vida, durante su estancia en el hospital. Esta primera evacuación tiene un nombre propio, meconio.

El meconio es una caca negra, pastosa, compacta, pegajosa y difícil de limpiar. Normalmente, los bebés lo evacúan hasta el segundo o tercer día de vida.

Esta es una sustancia que se ha ido almacenando en el tubo digestivo del bebé en el transcurso del embarazo, y que está formado por restos de líquido amniótico que el feto ha ido tragando durante la gestación.

El retraso en la evacuación del meconio, es decir, cuando ocurre después de las 24 o 48 horas de vida, se ha relacionado con el desarrollo de algunas patologías, como la fibrosis quística.

Por otro lado, la ausencia de tránsito intestinal con la acumulación de meconio en su interior puede provocar una perforación intestinal en un caso extremo. Esto se conoce como íleo meconial.

Los cambios en las heces del bebé, pueden sugerirnos enfermedades como la gastroenteritis, o intolerancias alimentarias.

2.  Signos de alarma

Pasada la etapa meconial, una vez las deposiciones del bebé se hayan normalizado, será posible observar ciertos signos de alarma que serán indicativos de posibles problemas de salud. Algunos de estos signos son:

  • Estreñimiento mantenido a pesar de un aporte adecuado de agua y fibra
  • Heces líquidas acompañadas de fiebre
  • Deposiciones con sangre
  • Heces pálidas

Si el bebé tiene evacuaciones líquidas, y además tiene fiebre, es probable que esté sufriendo de gastroenteritis, por lo que habría que evaluar su estado de hidratación. En todo caso, es imperativo llevarlo a consulta médica con la mayor prontitud.

Por su parte, las deposiciones con sangre podrían ser un indicador de intolerancia hacia las proteínas de la leche de vaca, pero también puede tratarse nuevamente de gastroenteritis si el bebé tiene fiebre.

Las heces pálidas, prácticamente blancas, pueden sugerir un caso de acolia. Además, si su piel tiene un tono amarillento (ictericia), es probable que el bebé esté atravesando alguna patología del hígado.

En definitiva, las heces del bebé pueden ser valiosas para los padres en la medida en que ellas les permitan conocer un poco más la salud de su bebé sin tener que recurrir a pruebas médicas, aunque no hay que prescindir de estas.

También te puede interesar:

7 consejos ante la aparición del primer diente de tu bebé

5 consejos de seguridad para elegir la mejor silla de bebé para tu auto

Coronavirus: los desafíos de los primeros años de vida en confinamiento

Bebé sentado o caminando qué debe comer