Diabetes 2: El ejemplo de Lupe Barraza

El latino promedio tiene 17% de probabilidades de tener diabetes tipo 2, mientras que los blancos no hispanos sólo tienen 8%

La diabetes es una enfermedad delicada que debe ser atendida con la seriedad del caso.
La diabetes es una enfermedad delicada que debe ser atendida con la seriedad del caso.
Foto: Shutterstock

Febrero fue el Mes del Corazón y la salud cardiaca, y nuestra Hispanic Federation, que participa en la iniciativa Know Diabetes by Heart junto a la American Heart Association y la American Diabetes Association, realizó varias actividades de educación sobre los riesgos de enfermedades del corazón y derrames cerebrales para las personas con diabetes tipo 2.

El latino promedio tiene 17% de probabilidades de tener diabetes tipo 2, mientras que los blancos no hispanos sólo tienen 8%. Pero ese 17% engaña porque un latino de origen puertorriqueño, por ejemplo, corre casi el doble de peligro de diabetes 2 que uno de origen sudamericano.

Lupe Barraza, Embajadora de Know Diabetes by Heart que conoce muy bien esos riesgos, participó recientemente en un foro público en línea sobre estos temas. Aunque no es profesional médica sino contadora, habla con la autoridad que le da su experiencia personal.

“Mis padres y mis tíos sufren desde hace mucho diabetes tipo 2 y enfermedades cardiacas”, cuenta Lupe. “Mi batalla con la diabetes empezó en 2009, cuando me dijeron que estaba a riesgo de tenerla. Me cuidé durante un tiempo, desde cambiar de dieta hasta correr maratones, pero dejé de hacerlo, y en 2016 supe que tenía diabetes tipo 2”.

Sucedió que en 2012 se había vuelto a casar, y vivía en un ambiente poco saludable.

“Me había casado con alguien que no apoyaba mi bienestar físico. Era difícil seguir corriendo y comiendo saludable. Por los siete años siguientes, dejé de cuidarme”.

Lupe Barraza terminó con diabetes tipo 2 por algo común a muchas familias latinas: puso a su marido, a sus hijos y a su carrera por delante de su salud y su vida.

“Llegué a un punto en que no podía despertarme sin calambres en los pies y manos y con dificultades para caminar, y subí 80 libras en cuatro años. Tres años después, mi madre tuvo un ataque cardíaco. Allí cambié, porque si a ella, la persona más fuerte en mi vida, le podía pasar eso, seguramente también me podía pasar a mi”.

Desde entonces, Lupe Barraza ha recuperado el control de su existencia y, en gran medida, de su salud.

“También ha cambiado para bien la vida de mis hijos”, cuenta, “que ahora comen más saludable, hacen ejercicios y saben que las decisiones que hacen ahorita son las que determinarán si van a llegar o no a la situación en que estoy yo”.

Cuando una participante de la charla en línea le preguntó cuál es el primer paso en la lucha contra la diabetes y las enfermedades cardíacas asociadas, Lupe Barraza respondió: “Busquen un doctor que les ayude y apoye. Si sabemos que en nuestra familia hay riesgos mayores, ya sabemos que nosotros también tenemos más riesgos”.

Los interesados en la diabetes tipo 2 y las enfermedades cardiacas, pueden visitar www.knowdiabetesbyheart.com

Para más información sobre la Hispanic Federation, consulten en www.hispanicfederation.org o búsquennos en Facebook y Twitter.

¡Celebremos juntos el 31er aniversario de la Hispanic Federation, y hasta la columna próxima!

-Frankie Miranda es el presidente de la Hispanic Federation