5 formas en que el paquete de estímulo de Biden ayudaría a latinos

El Plan incluye mucho más que el cheque de $1,400 dólares

5 formas en que el paquete de estímulo de Biden ayudaría a latinos
Los latinos son de los grupos más afectados económicamente por la pandemia.
Foto: Spencer Platt / Getty Images

Los republicanos en el Senado pretenden retrasar lo más posible el paquete de estímulo de presidente Joe Biden, sin tomar en cuenta cómo complicarían aún más la vida de millones de personas que han perdido su empleo o negocios en el último año.

Los latinos y los afroamericanos están entre los grupos más afectados y serían de los más beneficiados por el Plan de Rescate Estadounidense de $1.9 billones de dólares que incluiría el cheque de estímulo de $1,400 dólares.

Un nuevo reporte del Centro para el Progreso Americano (CAP), “Latinos enfrentan impactos económicos y de salud desproporcionados por COVID-19” (“Latinos Face Disproportionate Health and Economic Impacts From COVID-19”), señala que las comunidades latinas enfrentan pérdidas de empleos en todos los sectores, pero particularmente en servicios, aunado a que tiene 1.7 más de posibilidades de contraer coronavirus; 4.9 veces más probabilidades de ser hospitalizados, y 2.8 veces más de morir a causa de la enfermedad.

“Los hispanos o latinos, junto con otras comunidades de color, también se han visto desproporcionadamente afectados por las consecuencias económicas: representaron el 23 por ciento de la pérdida inicial de empleo”, indica.

El reporte escrito por los expertos Ryan Zamarripa y Lorena Roque apunta que el desempleo de diciembre señala que el retroceso entre mujeres, el 45% corresponde a latinas.

Aunque parece haber una recuperación en el empleo formal se trata de trabajos parciales o con salarios muy bajos, lo que complica la capacida de las famillias para recuperarse.

“Los ingresos debilitados y el aumento del empleo de tiempo parcial también han perjudicado la capacidad de los latinos para alimentarse a sí mismos y a sus familias”, indica el análisis. “Para las madres latinas, el 41.4 por ciento de las cuales eran el principal o único sostén de sus familias en 2018, la pérdida desproporcionada de empleos y los ingresos más bajos han perjudicado su capacidad para pagar las necesidades básicas”.

Se agrega que el 13 por ciento de los hogares hispanos o latinos que respondieron a una “encuesta de pulso de hogares” de la Oficina del Censo “expresaron que a veces o con frecuencia no tenían suficiente” dinero para comer en siete días anteriores, en comparación con solo el 5 por ciento de los hogares blancos no hispanos.

Un plan esencial

En entrevista con este diario, Zamarripa explicó que el Plan de Rescate Estadounidense del presidente Biden es esencial para detener esa caída económica con consecuencias en distintos frentes en la vida de las comunidades de color.

“Me preocupa que varios funcionarios electos crean en este momento que no necesitamos el Plan de Rescate Estadounidense… porque creen que la economía se está recuperando, pero lo que indica el reporte es que las cosas están lejos de volver a la normalidad”, indicó Zamarripa, quien es director asociado del CAP.

Agregó que el proyecto del presidente Biden ayudará a cubrir el hoyo que deja la pérdida laboral con el bono al seguro de desempleo, sobre todo porque la recuperación de trabajos está “muy por debajo todavía” y el país no está cerca de “volver a la normalidad”.

“El plan ayudará a asegurar que las personas tengan la posiblidad de alimentar a sus familias“, expresó sobre una de las ventajas del proyecto. “Mantener la ruta de vacunación es súper importante. Sabemos los latinos son más propensos a morir por COVID-19”.

Indicó que proyecto proporciona ayuda para renta e hipotecas, algo que es “muy crítico” para las comunidades latinas, ya que eso evitaría que las familias tuvieran que vivir en un espacio pequeño ante la pérdida de vivienda.

Zamarripa esperaba que los inmigrantes indocumentados no fueran excluidos del plan, debido a que son la población más vulnerable y la mayoría son latinos. Destacó también el respaldo para los niños bajo el crédito fiscal anual de $3,600 dólares para menores de 6 años y $3,000 para menores entre 6 y 17 años.

“Este programa es muy importante para los latinos. A ver, uno de cada cuatro niños es hispano en los Estados Unidos”, expuso. “Cuando les envías $300 dólares mensuales a los padres te aseguras de que los niños tengan recursos adecuados para la escuela, alimentación”.

El plan está en discusión en el Senado y podría ser avalado esta semana, para luego volver a la Cámara.

Beneficios clave

El reporte apunta al menos cinco beneficios importantes para la comunidad latina con el Plan de Rescate Estadounidense, adicionales al cheque directo de $1,400 y el apoyo fiscal para niños.

1. Vacunación.- Con los fondos contemplados en el plan se permitiría “una implementación más equitativa de las diversas vacunas COVID-19”, esto garantizará que las tasas de infección, hospitalización y muerte no sigan siendo desproporcionadas o enfocada más en los latinos.

2. Apoyo para vivienda.- El Plan incluiría ayuda para los inquilinos y propietarios de viviendas que están al borde del desalojo y la ejecución hipotecaria. “Dada la elevada volatilidad actual de los latinos en el empleo y los ingresos, corren un riesgo particular de no poder cumplir con los pagos futuros de alquiler o hipoteca”, indica el reporte.

3. Bono al seguro de desempleo.- En la propuesta se incluye un bono de $400 dólares para quienes aplican por el seguro de desempleo, pero también un bono para trabajadores autónomos, contratistas independientes y trabajadores de tiempo parcial, que tienen bajos ingresos.

4. Camino a la equidad económica.- Los expertos respaldan el incremento al salario a $15 dólares, ya que los latinos laboran principalmente en el sector servicios, donde los salarios son bajos. “Para garantizar que la recuperación económica sea equitativa, la Administración Biden también debería trabajar hacia soluciones a más largo plazo”, se indica.

5. Apoyo a indocumentados.- El reporte urge al Congreso garantizar que los inmigrantes indocumentados, la gran mayoría de los cuales son latinos, “estén incluidos en las medidas de ayuda futuras y se les conceda un camino hacia la ciudadanía legal”.