Cómo integrar rábano en tu dieta diaria para bajar de peso

Los rábanos son ligeros, bajos en calorías, no contienen grasas y son ricos en fibra. Aportan todo lo que se necesita para acelerar la pérdida de peso

Cómo integrar rábano en tu dieta diaria para bajar de peso
Los rábanos son muy ricos en agua y minerales, por lo tanto son un gran aliado para combatir la retención de líquidos y bajar de peso.
Foto: Imagen de Jill Wellington en Pixabay / Pixabay

La actual tendencia de nutrición y bienestar es clara, nos invita a aumentar el consumo de alimentos naturales y de temporada. De tal modo que las variedades de frutas y verduras han tomado un lugar sumamente especial, si bien existen algunas alternativas de uso popular es importante darnos a la tarea de explorar nuevos horizontes. Uno de los más claros ejemplos son los rábanos, que normalmente suelen ser un vegetal que solemos pasar desapercibido y que de hecho aporta una larga lista de propiedades nutricionales y medicinales. 

El rábano pertenece a la familia de las hortalizas y recibe el nombre científico de Raphanus sativus. Es un vegetal de origen humilde que ha sido utilizado desde épocas remotas por los chinos y es por ello que desde hace muchos años ha sido considerado un poderoso ingrediente en la medicina tradicional china. De hecho existe un popular proverbio chino que dice “Cuando los rábanos blancos están de temporada, los médicos pueden tomar un descanso”. También los egipcios valoraban a los rábanos por sus usos cosméticos y terapéuticos.

Tales antecedentes nos hacen cambiar un poco la percepción sobre estas coloridas y crujientes hortalizas, de las cuales hay muchas cosas buenas que decir. Los rábanos brillan por su contenido en agua que conforma casi el 95% de su composición, tienen cero grasas y son bajos en calorías (para ser precisos 100 gramos contienen únicamente 19 calorías), por lo tanto son considerados un gran aliado para bajar de peso. Llaman la atención por su alto contenido en potasio, calcio, manganeso, vitamina C, folatos y fibra.

Si bien existen poderosas razones para comer más rábanos, entre las que se destacan sus propiedades digestivas, depurativas, antibióticas y anticancerígenas. Motivos suficientes para volverlos un buen aliado contra las afecciones cardiovasculares, para combatir todo tipo de alteraciones digestivas, fortalecen al sistema inmunológico y nos ayudan a prevenir enfermedades. Recientemente diversos especialistas en medicina y nutrición recomiendan su consumo específico para acelerar la pérdida de peso. Con base en ello nos dimos a la tarea de recopilar sus más destacadas bondades adelgazantes.

¿Por qué los rábanos benefician la pérdida de peso?

1. Benefician el proceso digestivo

Una de las grandes cualidades en la composición de los rábanos se relaciona con su alto contenido en fibra. Por el simple hecho de comer al menos una taza de rodajas de rábano al día, estaremos obteniendo el total de la ingesta diaria recomendada de fibra dietética ¡Nada mal! Además un adecuado consumo de fibra, se asocia con muchos beneficios para el buen funcionamiento del organismo. No solo es clave para asegurar el óptimo proceso digestivo, acelera al tránsito intestinal y con ello se beneficia la eliminación de desechos. Es por ello que los rábanos son una magnífica adición para combatir el estreñimiento. Cabe mencionar que el adecuado consumo de la fibra dietética también es de gran ayuda para reducir los niveles de colesterol y controlar los niveles de azúcar en la sangre.

2. Tienen propiedades diuréticas

Los rábanos son muy ricos en agua, lo cual no solo los hace ligeros y muy refrescantes. Les confiere grandes propiedades diuréticas, su consumo es un buen complemento para combatir la retención de líquidos que se asocia directamente con el sobrepeso. También favorecen la depuración de la sangre y la limpieza de la mucosa gástrica, urinaria e intestinal.

3. Aceleran el metabolismo

Los rábanos son ricos en dos componentes importantes en la pérdida de peso los ácidos cafeico y clorogénico, que de hecho se distinguen por estar en la mayoría de las verduras crucíferas. Lo que llama la atención sobre estos ácidos, es que tienen la capacidad de inhibir la absorción del yodo y disminuyen la producción de tiroxina, la hormona tiroidea que controla el metabolismo e incide en algunos estados emocionales. De hecho es bien sabido que el consumo de rábanos es muy recomendable para los casos de hipertiroidismo y por supuesto también en cualquier dieta enfocada en la pérdida de peso.

4. Regula la glucosa en sangre

Los rábanos son una buena adición dietética para las personas con prediabetes y diabetes, la principal razón es que se trata de un alimento de muy bajo índice glucémico. Teniendo en cuenta que la diabetes es una de las enfermedades más recurrentes y peligrosas en la población mundial, y que a su vez se asocia con muerte y un mayor riesgo de padecer otras afecciones crónicas; es fundamental hacer todo lo posible para prevenir esta afección. Una de las más eficaces herramientas para lograrlo a través de la alimentación y la buena noticia es que los rábanos están en la lista de los mejores alimentos contra la diabetes. Según un estudio publicado en Nutrients, se ha comprobado que los rábanos tienen propiedades antidiabéticas, que pueden ayudar a reducir los niveles de azúcar en sangre y mejoran la absorción de glucosa en su cuerpo.

Lo mejor de todo es que los rábanos son sumamente accesibles, ahora que inicia la primavera serán la perfecta adición fresca y ligera para bajar de peso. Van de maravilla en todo tipo de ensaladas y ceviches, aportan colores, nutrientes y una inigualable consistencia crujiente. También van bien en preparaciones asadas y al horno. Apuesta por condimentarlos con aceite de oliva, hierbas de olor, sal y pimienta ¡Se volverán de tus vegetales adelgazantes favoritos!