VIDEO: Feligreses furiosos intentan entrar en iglesia de supuesto pastor pedófilo a la fuerza en North Carolina

"Ese pastor le sacaba el jugo a todos", indica una feligrés en el video del altercado en el exterior de la iglesia

Imagen ilustrativa de un pastor en una iglesia.
Imagen ilustrativa de un pastor en una iglesia.
Foto: Shutterstock

La Iglesia Bautista Puerta Abierta en McLeansville, North Carolina, no sale del escándalo tras el arresto del pastor Albert López por supuesto abuso de menores días después de que el religioso mandara a sacar en pleno culto a un feligrés con el que tenía diferencias por razones que se desconocen.

López fue detenido la semana pasada por agentes de la Oficina del Alguacil del Condado Rockingham en coordinación con otras agencias como el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) bajo cargos de violación sexual, ofensas sexuales y libertades indecentes con menores.

El domingo pasado feligreses grabaron el momento en que agentes policiales detuvieron en pleno culto a Félix Arias Evangelista a pedido del pastor, quien lo acusó de invasión de morada.

En medio de la intervención, se escuchan los reclamos de otros miembros de la congregación que catalogan de injusta la acción e insisten en su pertenencia a su iglesia por más de 14 años.

Aparentemente, López le había pedido a Arias Evangelista que no ingresara al templo, ya que tenían diferencias, pero éste no cumplió porque considera que tiene igual derecho a acudir al lugar.

Pocos días después, policías arribaron a la vivienda de López a arrestarlo. Alegadamente, el sospechoso fue capturado finalmente en un hotel de Nashville, Tennessee.

Como si fuera poco lo anterior, Mundo Hispánico reseñó un nuevo video en el que feligreses batallan por entrar a la iglesia, mientras un equipo de seguridad impide el paso.

La supuesta intención de los congregantes que se encuentran en el exterior era conversar sobre el caso de López y el rumbo de la iglesia.

“Tenemos derecho”, repite una mujer que forcejea con un hombre que responde que no se puede.

“Miren, no quieren abrir la iglesia”, denuncia la mujer.

“Los miembros que están ahí adentro no pusieron su vida, no pusieron su ser”, continúa.

“Esta es nuestra iglesia, también”, insiste la fémina.

Cuando la mujer manifiesta a otro feligrés que lo que quieren es hablar, el hombre replica: “¿Pero con quién quieren hablar si no hay nada aquí?”.

A esto la mujer contesta: “Es que ustedes quieren juntar dinero para sacar una persona de la cárcel”.

“Nuestros hijos iban a vender tamales para que esta iglesia se construyera. Muchos hermanos adentro ni siquiera saben por el sacrificio que ha pasado esta iglesia, y todo por qué, porque son cobardes, y esto se tiene que hacer justicia, ya el pastor está en la cárcel por todo lo que ha hecho y todos los cómplices que quieran también van a ir a acompañarle”, expresa rabiosa la mujer que al mismo tiempo graba las imágenes.

En otra parte de la grabación, se ve a agentes que llegan al lugar y piden calma, ya que según argumenta un oficial no se puede tener a un grupo de personas afuera discutiendo. El policía le sugiere a los opositores del pastor que escojan a una persona para que ingrese a la iglesia y hable en nombre del resto.

La hispana baja los ánimos, pero le insiste a los “guardianes” del recinto apostados en la puerta sobre las razones para sacar a Arias Evangelista y la exclusión de parte de la congregación del culto de ese día.

No está claro si al final la mujer pudo entrar al espacio y hablar con otros miembros de la congregación.

Te puede interesar: