¿El pollo asado es realmente saludable? Los dietistas responden

El pollo asado es económico, versátil, nutritivo y lo encuentras en muchas tiendas listo para comer, parece demasiado bueno para ser verdad, ¿qué tan saludable es?

El pollo asado comprado en tiendas tiene pocas desventajas.
El pollo asado comprado en tiendas tiene pocas desventajas.
Foto: Negative space design / Pixabay

Las aves y los pescados son considerados por los nutricionistas como una opción de carne más saludable que la carne roja. El pollo asado o rostizado es una opción accesible y lista para comer que está disponibles en muchas tiendas de comestibles, ideal para las personas con poco tiempo para cocinar, ¿qué tan buena es esta elección?

La Escuela de Salud Pública de Harvard señala que comer fuentes de proteínas saludables como frijoles, nueces, pescado o aves de corral en lugar de carne roja y carne procesada puede reducir el riesgo de varias enfermedades y muerte prematura.

El pollo asado es una opción que facilita el trabajo de en la cocina, es abundante y puede ser fácilmente integrado a otras recetas que requieren pollo cocido. El pollo asado comprado en tiendas tiene pocas desventajas, es nutritivo y más bajo en calorías y grasas que otras opciones como el pollo frito.

Nutrición del pollo asado

La cantidad de proteínas y otros nutrientes, así como la grasa y calorías en el pollo asado varían dependiendo la pieza del pollo y si se come la piel. Por ejemplo, 3 onzas de muslo sin piel tienen 21 g de proteínas, 165 calorías y 9 g de grasa, mientras que 3 onzas de pechuga sin piel tienen 24 g de proteína, 122 calorías y 3 g de grasa.

La piel aumenta el contenido de grasas y calorías

Evitar la comer la piel reduce la ingesta de grasas saturadas. Comer grasas saturadas favorece el aumento del colesterol LDL (malo), lo que puede aumentar el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Tanto la carne blanca como la oscura también son buenas fuentes de vitaminas y minerales, incluidas las vitaminas B, selenio, zinc, cobre y fósforo, y la carne oscura proporciona una buena fuente de hierro (el doble que la carne blanca).

Aditivos en los pollos asados

Algunas marcas agregan aditivos a sus pollos asados o rostizados además de los condimentos y especias naturales. Uno de estos aditivos es el fosfato de sodio. Los pollos marinan en soluciones de fosfato que ayudan a conservar la carne y la protegen contra el crecimiento bacteriano.

La dietista SaVanna Shoemaker dice en Healthline que estos aditivos están presentes solo en pequeñas cantidades y se puede evitar la mayor parte de ellos al no comerse la piel.

El fósforo está naturalmente presente en muchos alimentos y que el cuerpo usa para distintos procesos químicos importantes. Las altas ingestas de fósforo rara vez causan problemas en las personas sanas según los Institutos Nacionales de Salud. Aunque si se tiene una enfermedad renal crónica, el médico puede indicar se limite el consumo de este mineral.

Algunos pollos se pueden poner en salmuera o remojar en una solución salina (sal) previos a cocinarlos para hacerlos más jugosos. Es difícil saber exactamente cuánto sodio hay en un pollo a menos que la tienda de comestibles proporcione una etiqueta nutricional, pero puedes buscar palabras como solución salina o salmuera en la etiqueta.

El pollo asado es una opción saludable

El pollo asado es una alternativa económica y conveniente para quienes no tienen tiempo o la habilidad para cocinar. Esta carne puede ser parte de una comida equilibrada señala la dietista Beth Stark a Eating Well.

Puedes servir el pollo directamente del paquete y acompañar con verduras y granos integrales. También lo puedes agregar a sopas, ensaladas, pasta sándwiches, burritos y tacos. El pollo es rico en nutrientes y saludable, considerando limitar el consumo de piel así como el exceso de sodio.

Te puede interesar: