Las vacunas contra el COVID-19 y los niños

Millones de personas mayores de 18 años están recibiendo las vacunas contra el COVID-19, lo que abre una puerta de esperanza para controlar la pandemia que tanto dolor ha traído en los últimos meses. Pero aún queda la población infantil que por el momento no está recibiendo la vacuna. La buena noticia es que ya se están realizando estudios en los jóvenes

Las vacunas contra el COVID-19 y los niños
La Academia de Pediatría de Estados Unidos reportó el 26 de febrero del 2021 que más de 3.1 millones de niños habían contraído el virus, con 256 muertes. /Archivo
Foto: Shutterstock

Las campañas de vacunación están ya en marcha en casi todos los países del mundo. Según datos de los Centros de Salud y Control de Enfermedades (CDC), para el 4 de marzo, en Estados Unidos 54 millones de personas habían recibido por lo menos una dosis de la vacuna contra el COVID-19, incluyendo 27.8 millones que ya tienen la segunda dosis.

A diferencia de lo que se pensaba inicialmente al comienzo de la pandemia, que el Covid-19 no afectaba a los niños, lo que hemos aprendido desde marzo del 2020 es que los niños no sólo se pueden contagiar y tener síntomas, sino que hasta pueden desarrollar complicaciones y, en casos extremos, morir.  Afortunadamente, aunque se desconoce la incidencia real de la infección en los niños porque la mayoría de las pruebas se han realizado en los adultos, se piensa que la transmisión a los niños no es tan frecuente como a los adultos. Esto se basa en que los casos de hospitalización y los casos de COVID severos son mucho más bajos en los niños (de 0 a 17 años).

La Academia de Pediatría de Estados Unidos reportó el 26 de febrero del 2021 que más de 3.1 millones de niños habían contraído el virus, con 256 muertes. Aunque no existen estadísticas internacionales acerca del número de niños afectados a nivel mundial, la organización UNICEF (United Nations International Children’s Emergency Fund) dice que, aunque los niños no representan la cara de la pandemia, posiblemente son sus peores víctimas ya que están siendo cambiados profundamente en todos los países. Esto se debe al impacto socioeconómico y a veces, a las medidas de mitigación.

De acuerdo con los últimos Censos realizados en 2010, la población menor de 18 años era de 74.2 millones y representaba el 24%. Muchas personas, especialmente muchos padres de familia se preguntan ¿qué va a pasar con ellos? Están ansiosos de que las vacunas estén disponibles para los menores de 16 años también. Especialmente porque los expertos en salud pública hablan de la importancia de alcanzar la “inmunidad de la comunidad”, que consiste en que un mínimo de 70 al 85% de la población se vacune, para poder controlar la pandemia.

Lo que se sabe de las vacunas en los jóvenes

Actualmente, la vacuna Pfizer-BioNTech tiene aprobación de emergencia para su uso en personas de 16 años y mayores. La vacuna de Moderna está aprobada en personas de 18 años y mayores y aún está realizando sus pruebas para jóvenes de entre 12 y 15 años. Si completa los estudios, el fabricante de la vacuna Pfizer podría solicitar la autorización de emergencia para administrar la vacuna a los jóvenes de 12 a 15 años de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) en este primer semestre del año. Como las pruebas iniciales para validar la calidad, la seguridad y la eficacia de las vacunas Pfizer y Moderna involucraron a decenas de miles de personas, las pruebas en los niños se pueden realizar en grupos más pequeños.

El Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIH), ha dicho recientemente que espera que algunos niños comiencen a recibir la vacuna contra el COVID-19 en los próximos meses, él lo ve como un paso necesario para asegurar la inmunidad comunitaria. Y confirma lo mencionado anteriormente, que no es necesario pasar por la prueba de eficacia con decenas de miles de niños, “lo que se necesita, es un ensayo mucho más pequeño, medido en cientos o un par de miles … lo que llamamos seguridad e inmunogenicidad”. Este es un término para determinar si la vacuna desencadena con éxito una respuesta del sistema inmunológico (inmunitario o de defensa).

Todos los días aprendemos acerca del virus que causa el COVID-19 y, aunque aún no tenemos todas las respuestas ni las soluciones para parar la pandemia, sabemos lo que podemos hacer para protegernos y proteger a los demás: usar mascarillas, mantener el distanciamiento social, evitar las multitudes, lavarnos las manos con frecuencia y vacunarnos tan pronto como podamos, entre otras cosas. Sabemos que esto es temporal. Debemos tener paciencia, informarnos y actuar con responsabilidad para evitar más contagios. Tenemos la libertad de hacer lo correcto. El control de la pandemia depende de todos.

-Aliza A. Lifshitz, conocida por su amplia trayectoria en los medios hispanos como la Dra. Aliza, es la experta de salud de la cadena de televisión educativa para la comunidad hispana HITN.  En HITN es anfitriona del bloque diario de programación Vida y Salud, un espacio en el que comparte información y herramientas a los hispanos para llevar vidas más saludables y comunicarse mejor con sus doctores.