Qué sucede en el cuerpo al comer arroz

Increíblemente accesible y versátil, el arroz es uno de los cereales más consumidos en todo el mundo. Según la variante puede ser un buen supresor del apetito, ideal para la salud intestinal, también puede causar aumento de peso, inflamación y estreñimiento

Qué sucede en el cuerpo al comer arroz
El arroz es un alimento rico en hidratos de carbono, gracias a ello es una importante fuente de energía gradual.
Foto: Shutterstock

Nada mejor que el arroz, es un alimento repleto de propiedades y beneficios para la salud. No en vano, es considerado el sustento básico de más de la mitad de la población mundial. Sin lugar a dudas es uno de los cereales mas apreciados y utilizados, si bien puede ser la guarnición perfecta, también da lugar a nutritivos platos principales. Este grano puede complementar casi cualquier ingrediente que queramos agregar y, según la variedad, puede contener una gran cantidad de nutrientes que mejoran la salud. Recientemente mucho se ha dicho sobre el consumo de carbohidratos y han despertado numerosos cuestionamientos acerca de las propiedades de alimentos como el arroz, sobre todo por su índice glucémico y su riqueza en hidratos de carbono. Con base en ello nos dimos a la tarea de recopilar información relevante encabezada por los más reconocidos especialistas, para que aquellos amantes de este y consumidores recurrentes de este popular grano sepan qué sucede en el cuerpo al comer arroz. 

1. Podrías experimentar inflamación

Es bien sabido que la inflamación puede causar diversos problemas de salud y cuando se vuelve crónica es la causa directa de numerosas enfermedades crónicas. Para quienes les encanta el arroz, es importante estar al tanto de la variedad que suelen cocinar de lo contrario la inflamación recurrente se hará presente. El arroz blanco es una versión moderadamente procesada del arroz integral, este proceso lleva a que sea considerado un carbohidrato simple. Lo que sucede con este tipo de de carbohidratos es que se descomponen rápidamente y el cuerpo los usa de inmediato para obtener energía. Por lo tanto una de las señales infalibles que alertan un excesivo consumo de carbohidratos de naturaleza refinada, es experimentar hinchazón o inflamación. Esto se debe a que los carbohidratos refinados crean un estado de inflamación en el cuerpo y hacen que el cuerpo almacene más agua de lo normal. Esto no quiere decir que el arroz sea el enemigo del cuento, simplemente es una invitación para disfrutar del arroz integral. 

2. Menos apetito 

No es casualidad que el arroz sea el cereal más consumido en el mundo, es uno de los alimentos más básicos en la canasta de muchas culturas. Gracias a su estructura nutricional única, su gran versatilidad y accesibilidad, este grano es un maravilloso supresor del apetito, gracias a su poder saciante mantiene el hambre a raya. Entre las principales razones se encuentra su contenido en fibra que nos ayuda a regular la digestión y a sentirnos satisfechos por más tiempo. Recuerda que el arroz integral contiene más fibra que el arroz blanco, y por lo tanto al consumirlo, el cuerpo usa los niveles de fibra para mantener al sistema digestivo funcionando sin problemas y también ayuda a acelerar el tránsito intestinal. 

3. Posibles picos en la glucosa en sangre

Para quienes requieran de realizar un seguimiento puntual en los niveles de glucosa en sangre, es importante que vigilen su consumo de arroz, a la vez deberán tener cuidado con las porciones y el arroz blanco. Lo que sucede en el cuerpo poco después de comer una porción de arroz, es que el nivel de azúcar en sangre aumentará, cabe mencionar que la cantidad y la rapidez con la que aumenta depende del tipo de arroz que estemos comiendo. La razón por la cual el arroz influye directamente en la glucosa, es porque es una fuente de carbohidratos y todos los carbohidratos eventualmente se descomponen en azúcares. Sobre las variantes menos recomendadas: el arroz blanco de grano corto eleva los niveles de azúcar en sangre más alto y más rápido, esto incluye arroz para sushi, arroz jazmín, arroz glutinoso y arroz calrose. Por el contrario el arroz de grano largo, incluso si es blanco, es mejor para mantener más estables los niveles de azúcar en la sangre. Otro dato que llama de manera especial la atención, es que existen dos tipos diferentes de carbohidratos que se encuentran en el arroz: amilosa y amilopectina. Por ejemplo: el arroz de grano largo es más alto en amilosa, que es mejor para retener su estructura que la amilopectina, esto significa que cada grano de arroz está más intacto y tarda más en masticar y digerir, lo que ralentiza el proceso digestivo general.

4. Buen aliado de las bacterias intestinales

Es bien sabido que gozar de una buena salud intestinal es el mejor secreto de salud, es un sistema complejo que interviene en el funcionamiento del sistema inmunológico, el estado de ánimo y el peso corporal. Sin embargo, aún sabiendo esta información, a menudo nos olvidamos de todas las bacterias buenas que viven en el tracto gastrointestinal, las cuales necesitan de nutrientes de calidad para mantenerse en buen estado. Afortunadamente, el arroz ayuda a cuidar estos organismos microscópicos. Cuando el arroz se enfría después de ser cocinado,  el almidón se convierte en “almidón resistente”, que tiene la peculiaridad de aumentar el azúcar en la sangre, de manera mucho más lenta y gradualmente. Esto significa que estaremos satisfechos por más tiempo, la salud intestinal mejorara y existe un menor riesgo de experimentar los efectos secundarios de los niveles altos y bajos de azúcar en la sangre. Como un tip infalible: agregar vinagre al arroz ralentiza aún más la absorción. 

5. Posible estreñimiento

Para aquellos amantes del arroz blanco, es posible que se enfrenten a una consecuencia inesperada que rara vez asociamos con el consumo de un grano: el estreñimiento. El arroz blanco es aquella variante en la que la cáscara, el salvado y el germen del grano han sido eliminados, lo que reduce su contenido de fibra y nutrientes. Es bien sabido que la fibra es fundamental para la salud digestiva y de gran ayuda para promover la regularidad intestinal, por lo que comer grandes cantidades de granos bajos en fibra, como el arroz blanco, puede provocar estreñimiento. Apuesta por el arroz integral y no tengas miedo en agregar vegetales, semillas y frutos secos, que aumentarán su valor nutricional y contenido en fibra. 

6. Riesgo de aumento de peso

Los granos son parte importante de cualquier dieta equilibrada y saludable, sin embargo es indispensable elegir variantes de granos integrales y cuidar las porciones. Finalmente se trata de granos procesados, que en exceso y a largo plazo pueden causar un aumento en nuestra talla de pantalón. Lo que sucede es que el arroz blanco ha pasado por un nivel de procesamiento que lo despoja de su contenido de salvado y germen, estos dos elementos que se han eliminado incluyen muchas vitaminas y nutrientes importantes, específicamente vitaminas E, B y fibra. Por lo tanto cuando comemos arroz blanco, el cuerpo lo procesa más rápidamente, lo que conduce a una menor satisfacción y a la necesidad de comer con más frecuencia. Y comer en exceso, es la principal causa del aumento de peso. Sin embargo no todos es blanco y negro, para quienes les encanta el arroz y no desean subir de peso, lo único que tendrán que hacer es consumirlo un par de veces a la semana, en su variante integral y con moderación. 

Te puede interesar: