Coaliciones reconocen ligero aumento del flujo hacia Nueva York de menores inmigrantes no acompañados

"Esta tendencia no abrumará a los neoyorquinos. Estamos preparados, como nunca antes, para apoyar a estos niños", subrayan activistas

Coaliciones reconocen ligero aumento del flujo hacia Nueva York de menores inmigrantes no acompañados
Extraoficialmente, 10,500 niños procesados en esta emergencia fronteriza están en refugios y hogares de los estados.
Foto: John Moore / Getty Images

Mientras en las últimas horas la Administración Biden ha seguido enviando mensajes para desalentar el tránsito irregular de migrantes por la frontera sur del país, principalmente de familias y de niños no acompañados de varios países de Centroamérica que cruzan desde México, en Nueva York organizaciones que dan soporte a  inmigrantes reconocen que en las últimas semanas sí ha aumentado el número de menores en busca refugio en este estado, que es el hogar de una gran comunidad centroamericana. Pero se oponen a etiquetarlo como una “grave crisis migratoria”.

“No observamos que es una tendencia que va a abrumar a los neoyorquinos. Durante los últimos 15 años hemos tenido un marco legal para dar auxilio a menores que buscan refugio huyendo de crisis espantosas. Hemos visto repuntes similares en 2014 y en el 2019. Y Nueva York ha podido antes. Ahora está mejor preparada”, indicó este lunes Anthony Enriquez, director del Programa de Menores No Acompañados de Caridades Católicas.

Desde diciembre un grupo de organizaciones sin fines de lucro en la Gran Manzana, como Caridades Católicas, está monitoreando lo que era predecible pasaría cuando las condiciones climáticas mejoraran en el país y ante el cambio de las políticas migratorias de la Casa Blanca, coómo aplicar los beneficios de asilos y refugios.

Extraoficialmente se conoció que aunque no hay precisión en cuanto al número exacto de niños no acompañados que han venido a Nueva York en lo que va de año, particularmente provenientes de países centroamericanos, la cifra podría saltar en un 15%, si se contrasta con “oleadas” anteriores marcadas por aumentos en los picos de los registros de este tipo de movimientos migratorios.

“Estos desplazamientos de menores, sin padres, hacia la ciudad de Nueva York son constantes. No solo de Centroamérica, sino de Africa y Asia. Forma parte de nuestra tradición. Ellos luego formarán parte de nuestras escuelas, de nueva vida”, destacó el activista.

Nueva York “está preparada”

Enriquez subrayó que las coaliciones de defensa de estos menores, que se desplazaron en diferentes circunstancias al país, no ofrecen albergues, tampoco pueden definir el sitio en donde deben esperar la resolución de su estatus legal o la reunificación familiar.

“Hay que distinguir que ninguna organización alberga a estos niños, es el Gobierno federal quien tiene su custodia. Nosotros ofrecemos nuestros servicios como abogados, una vez que llegan aquí. Esta es la primera oportunidad del gobierno de Biden, para manejar esta situación. Me parece que Nueva York tiene herramientas para enfrentar este momento. Quiero repetir, no hay posibilidad que estas movilizaciones abrumen ni a la Ciudad ni al Estado”, aseveró.

El secretario de Seguridad Nacional Alejandro Mayorkas, ordenó la semana pasada a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) apoyar durante 90 días los esfuerzos en la frontera, a fin de albergar y transferir de manera segura a los niños.

“El Gobierno federal está respondiendo a la llegada de un número récord de personas, incluidos niños no acompañados, a la frontera suroeste”, precisó Mayorkas.

Se atribuye este incremento a la violencia, los desastres naturales, la inseguridad alimentaria y la pobreza en los países del Triángulo Norte de Centroamérica.

“Oleada del mismo mar”

Elise de Castillo, directora ejecutiva del Centro de Refugiados de Centroamérica (CARECEN) de Long Island que ofrece asesoría legal a inmigrantes especialmente procedentes de El Salvador, Nicaragua, Honduras y Guatemala, pondera que las organizaciones de base comunitaria de esas localidades neoyorquinas están registrando un aumento de solicitudes de ayuda de personas recién llegadas.

“En nuestro caso, que tenemos cuatro décadas atendiendo a estos grupos, vemos que las condiciones en la calidad de vida en Centroamérica no han cambiado en lo absoluto. Por el contrario, tienden a empeorar. Pero sí hay un giro en la respuesta de nuestro Gobierno Federal. Vemos que este nuevo flujo es consecuencia que en los últimos cuatro años, el sistema de inmigración en la frontera simplemente no existía. Fue transferido a México”, dijo la activista.

Castillo destaca que en lo inmediato es muy difícil determinar estadísticamente el impacto que está teniendo en Nueva York la situación en la frontera, lo que se puede describir de manera panorámica, es que en los vecindarios que son hogares por tradición de estas comunidades, como en Long Island, hay un incremento en la solicitudes de ayuda, no sola legal, sino de soporte económico y mental. En su caso, muy particularmente quienes pudieron llegar aquí luego de meses esperando la resolución de sus solicitudes de asilo en México.

Para entender esta nueva oleada hay que poner también en contexto que el gobierno de Trump envió desde enero de 2019 a más de 71 mil solicitantes de asilo a México, mientras sus solicitudes de asilo eran procesadas en el país.

“Este es un estado de inmigrantes. Esto no es por coincidencia. Esta es una nueva oleada del mismo mar. Es algo que a nosotros como neoyorquinos nos ayuda tener a comunidades diversas. No se puede ver como algo negativo. Desde que ganó el presidente Biden, sabíamos que esto iba a cambiar. Es una buena señal para el futuro, no solo para los recién llegados de Centroamerica, sino para quienes ya estaban en este país”, concluyó la líder de CARECEN con presencia en Brentwood y Hempstead.

Otros activistas que han trabajado de cerca con las comunidades centroamericanas de Nueva York, como Guillermo Chacón creador de la Red de Salud Hispana, aseguró que muchos sectores están vigilando que se ofrezca un “trato humanizado y digno” a los centenares de niños no acompañados que tristemente deben cruzar la frontera buscando sobrevivir.

“El actual equipo de gobierno en la Casa Blanca está tratando de reorganizar un desastre que dejó las reinterpretaciones de la ley de asilos y de refugiados de la administración anterior. Es hora de que el Senado pueda responder y avanzar en una legislación integral que permita modernizar nuestro sistema migratorio. Más del 60% de los estadounidenses están de acuerdo con que se legalicen a los tepesianos y a los ‘dreamers’. Es un buen síntoma”, acotó.

4 claves de la emergencia en la frontera

  • El viernes pasado, la Administración Biden finalizó con un acuerdo que permitía a la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR) dar acceso a ICE para registrar huellas digitales, fotografías y otra información de los inmigrantes que buscaban patrocinar un niño.
  • El Secretario de Seguridad Nacional (DHS) Alejandro Mayorkas indicó que se busca procesar con celeridad los casos de los menores, a fin de que puedan ser reclamados por algún patrocinador o familiar.
  • La Casa Blanca ha reiterado que “no es momento” para que los inmigrantes viajen a los EE.UU., debido a las complicaciones de la pandemia de COVID-19, así como la inseguridad en el trayecto.
  • Un portavoz del HHS confirmó a CBS News que esa dependencia tiene alojados a casi 10,500 menores no acompañados en instalaciones de vivienda de emergencia y refugios autorizados por los estados.