Piden al Alcalde asignar $25 millones para dar comida de emergencia a indocumentados en NYC

El contralor Stringer y activistas demandan que el dinero provenga de los fondos reembolsados por FEMA a la Ciudad

Las activistas aseguran que estos inmigrantes dependen únicamente de los alimentos que recogen en despensas y comedores públicos, para poder poner comida en sus mesas.
Las activistas aseguran que estos inmigrantes dependen únicamente de los alimentos que recogen en despensas y comedores públicos, para poder poner comida en sus mesas.
Foto: Edwin Martínez / Impremedia

Debido a su estatus migratorio, los indocumentados enfrentan dificultades para acceder a programas federales como los cupones de alimentos conocidos como ‘SNAP’, y otras iniciativas estatales para combatir el hambre. Y es por ello que el contralor municipal Scott Stringer junto a más de 100 activistas solicitaron este martes al alcalde Bill de Blasio que asigne $25 millones de dólares para dar comida de emergencia a estos inmigrantes en la ciudad de Nueva York.

En una carta enviada al Alcalde para hacer la solicitud, la coalición, que también está integrada por líderes religiosos y organizaciones comunitarias, pidieron que el dinero provenga de los fondos reembolsados por FEMA a la Ciudad, lo cual permitiría dar ayuda alimentaria directa a los inmigrantes indocumentados, en conjunto con los planes actuales de entrega de comida de emergencia que manejan diversas agencias municipales.

“Es inconcebible que alguien pase hambre en una de las ciudades más ricas del mundo, especialmente en medio de una crisis de salud pública”, dijo Stringer, agregando que los inmigrantes neoyorquinos “han sido los más afectados por la pandemia, con tasas más altas de infecciones de COVID y pérdida de puestos de trabajo, y aún así los indocumentados neoyorquinos se han quedado fuera de los programas alimentarios federales y estatales”.

En la carta envida a De Blasio, la coalición recuerda que la Administración Biden acordó levantar el límite del reembolso de FEMA para el Estado de Nueva York y la Ciudad de Nueva York por los gastos relacionados con la pandemia, despejando el camino para que ese reembolso sea de hasta el 100%. Esto resultará en que la Ciudad reciba hasta $1,000 millones de dólares.

Y es por esto que el contralor Stringer está instando a De Blasio a dedicar al menos $25 millones de esos fondos adicionales, para crear ese programas de seguridad alimentaria que beneficiaría a los inmigrantes neoyorquinos que se han quedado fuera de otros planes de ayuda.

Al defender su demanda, la coalición asegura que al estar imposibilitados de acceder a esos programas alimentarios financiados por el Gobierno federal, los indocumentados tienen menos recursos disponibles para ayudar a alimentar a sus familias y por ello dependen únicamente de la comida que recogen en despensas y comedores públicos, así como de otras redes de ayuda mutua. Sin embargo, alertan que a pesar de obtener estos alimentos adicionales, a menudo no son suficientes.

“La Ciudad debe actuar de inmediato para crear un programa de alimentos de emergencia usando al menos $25 millones, que sirva a nuestras comunidades indocumentadas y alcance a estos neoyorquinos donde sea que se encuentren, independientemente de su estatus migratorio, su cultura o idioma. Estoy orgulloso de unirme a más de 100 defensores de los inmigrantes, líderes religiosos y organizaciones comunitarias para decir alto y claro: el hambre no discrimina, y nosotros tampoco”, exclamó el Contralor.

Más golpeados por el COVID-19

“La pandemia del COVID-19 ha creado un daño inconmensurable a los neoyorquinos, con un aumento vertiginoso el desempleo y la creciente inseguridad alimentaria tras oleadas de enfermedades y muertes. La gente de color y los inmigrantes neoyorquinos han sido los más afectados con las tasas más altas de infecciones, enfermedades y muertes, y la pérdida de empleo e ingresos, todo lo cual ha contribuido a nuestra actual crisis de inseguridad alimentaria”, indica la carta enviada al Alcalde.

En esa misiva, los firmantes insisten que dentro de estas comunidades, “los indocumentados son especialmente vulnerables cuando la tragedia golpea. Al no poder acceder a programas de red de seguridad financiados por el Gobierno federal como SNAP, estos neoyorquinos indocumentados tienen menos recursos disponibles para llevar alimentos en sus mesas”.

En febrero pasado, el Contralor ya había dado a conocer un plan integral de seguridad alimentaria que exigía la creación de un programa de alimentos de emergencia de $25 millones, para atender a los neoyorquinos indocumentados que habían quedado fuera de los programas de ayuda financiera federales y estatales.

Ese plan ofrece servicios locales, estatales y federales inmediatos, recomendaciones para cerrar brechas en la distribución de alimentos de emergencia, la creación de un programa conocido como “zona de entrega compartida”, para centralizar las entregas de alimentos a los vecinos a la vez que se cumplen con los requisitos de compras mínimas online a los minoristas, y también el expandir el alcance y poder adquisitivo de SNAP.

Algunas de las más de 100 organizaciones firmantes:

  • Bronx Immigration Partnership.
  • Caribbean Equality Project.
  • Dominicanos USA.
  • El Centro del Inmigrante.
  • Hispanic Federation.
  • Jackson Heights Immigrant Solidarity Network.
  • La Colmena.
  • Los Sures.
  • Make the Road New York.
  • Mexican Coalition.
  • New Immigrant Community Empowerment.
  • New Sanctuary Coalition.
  • Voces Latinas.
  • New York Immigration Coalition.