Un hombre pidió su liquidación por dejar el trabajo y recibió 91,500 moneditas llenas de grasa del taller donde trabajaba

Miles de centavos de dólar cubiertos de aceite de motor usado fueron arrojados en la casa de Andreas Flaten como forma de pago de su último cheque del taller A OK Walker Luxury Auto

Andreas Flaten renunció al detectar un ambiente de trabajo tóxico, a cambio recibió un montón de monedas cubiertas de aceite usado de motor.
Andreas Flaten renunció al detectar un ambiente de trabajo tóxico, a cambio recibió un montón de monedas cubiertas de aceite usado de motor.
Foto: JIM WATSON / AFP / Getty Images

Andreas Flaten recibió como forma de pago de su último cheque una montaña de miles de monedas de centavos de dólar cubiertas de aceite de motor usado por parte del taller de autos donde trabajaba.

Se trata de 91,500 centavos de dólar que suman $915 dólares como pago de salarios que le debían a Flaten que trabajó como gerente del taller A OK Walker Luxury Autoworks hasta el pasado mes de noviembre.

Flaten contó que su antiguo empleador le había dejado un montón de monedas de centavo de dólar al final de la entrada de su casa como una forma de castigo por haber renunciado a su trabajo y por exigir el pago de su último sueldo.

La novia de Flaten, Olivia Oxley, publicó un video en su cuenta de Instagram en donde escribió que las monedas estaban cubiertas de una sustancia pegajosa que parecía ser líquido de la dirección hidráulica.

El señor Flaten contó a la cadena CBS46 que el motivo de su renuncia fue una disputa con el dueño del taller donde trabajaba que tenía que ver con la falta de sensibilidad de su jefe hacia la necesidad de recoger a su hijo de la guardería a una hora determinada.

Flaten contó que aceptó el trabajo porque tenía un acuerdo con Miles Walker, el propietario del taller de autos, para recoger a su hijo de la guardería y salir a las 5 de la tarde del taller de autos.

Sin embargo con la pandemia, la guardería donde tenía a su hijo comenzó a cerrar más temprano y su jefe se negó a darle permiso para salir. Andreas dijo que también dejó el taller debido a que era común que los empleados trabajaran en medio de un ambiente tóxico.

Cuando Flaten renunció no recibió su último salario por lo que presentó una queja ante el Departamento del Trabajo de Estados Unidos. La agencia confirmó que se puso en contacto con el taller de reparación de automóviles en tres ocasiones.

Un cambio de aceite

Fue entonces que el 12 de marzo un trabajador del taller fue a la casa de Andreas y le dijo que su dinero del último pago se encontraba al final de la entrada de su casa donde encontró la montaña de centavos de dólar cubiertos con aceite.

Entre las monedas había un sobre con un talón de pago pero sin el cheque. Durante dos horas Andreas y su novia transportaron los centavos hasta la entrada de su garaje y trataron de quitar el aceite con agua y jabón pero no tuvieron mucha suerte.

Los comentarios del video de Instagram que subió Olivia no se hicieron esperar. La novia de Andreas escribió: “eso si que es un cambio de aceite” mientras que un usuario dijo que ante la escasez de monedas quizás los centavos podrían valer más.

Relacionado: Ante las escasez de monedas un banco te paga por tu dinero en metal ¡más intereses!

Flanten también se puso en contacto con la Agencia Medioambiental del Departamento de Recursos Naturales de Georgia pues los centavos estaban cubiertos de aceite de motor usado que es considerado un residuo peligroso.

Un usuario de la red Yelp escribió una reseña sobre el taller diciendo que “el propietario pagó a un empleado su último cheque en monedas de un centavo cubiertas de aceite de motor. Si eso le hace un jefe a su propia gente probablemente no merece la pena confiarle tu coche“.

Te podrá interesar: