Biden presiona y su nuevo paquete económico podría ser aprobado sin los republicanos

El presidente desestima críticas por plan de impuestos a los más ricos

El presidente Joe Biden defiende su plan de infraestructura y empleo.
El presidente Joe Biden defiende su plan de infraestructura y empleo.
Foto: Drew Angerer / Getty Images

El presidente Joe Biden está convencido de que su proyecto económico para infraestructura y empleo es la vía para lograr la recuperación de Estados Unidos y mirar hacia el futuro, por ello parece quedarle claro que hay formas para darle la vuelta a una posible obstrucción de republicanos en el Congreso.

De regreso a la Casa Blanca del Campo David, el mandatario hizo comentarios sobre su plan y la dificultad en el Senado, principalmente.

“Ellos saben lo que necesitamos”, dijo Biden sobre si ha hablado con los republicanos. “Es algo interesante. Cuando los republicanos presentaron un plan de infraestructura pensaron que valía la pena pagar por la infraestructura, desde la banda ancha hasta otras cosas”.

La secretaria de Energía, Jennifer Granholm, dijo el domingo que el presidente Biden está dispuesto a que se apruebe su proyecto de $2.25 billones de dólares bajo la Regla de Reconciliación, la cual fue aplicada para el Plan de Rescate Estadounidense contra la pandemia de COVID-19.

“Como él ha dicho, fue enviado a la Presidencia para hacer un trabajo para Estados Unidos. Y si la gran mayoría de estadounidenses, demócratas y republicanos en todo el país, apoya el gasto en nuestro país y no nos permiten perder la carrera a nivel mundial, entonces él hará eso”, dijo Granholm en CNN.

Granholm señaló que el mandatario prefiere que su plan sea bipartidista, pero su objetivo es que se apruebe.

El líder republicano del Senado, Mitch McConnell (Kentucky), calificó de “audaz” el proyecto, pero se quejó de que proponga incremento de impuestos a los más ricos, además de considerar que generaría más deuda, por lo cual “bloquearía” el proyecto.

El presidente Biden destaca que EE.UU. está en un momento crucial, que requiere inversión en infraestructura.

“Cuando estás en una situación en la que no puedes encender una fuente de agua en la escuela, porque el agua afecta tu salud, eso es infraestructura”, destacó. “Estoy hablando de asegurarnos de que eliminemos el asbesto de las escuelas, eso es infraestructura. Estoy hablando de construir trenes de alta velocidad, eso es infraestructura”.

Agregó que su proyecto incluye reinventar los edificios federales, invertir en carreteras, puentes y banda ancha.

También desestimó que las grandes corporaciones “dejen el país” ante un incremento de impuesto, que pasaría de 21 a 28 por ciento.

“El impuesto era del 36 por ciento”, recordó. El gobierno de Donald Trump redujo esa tasa en medio de críticas sobre los beneficios para las grandes corporaciones.

“Ahora ha bajado al 21 por ciento”, dijo al defender el 28 por ciento propuesto en su plan. “Estás hablando de empresas de la lista Fortune 500 que no han pagado ni un centavo en impuestos durante tres años. ¡Vamos, hombre!”.

Sobre la insistencia de negociar con los republicanos un camino medio, el mandatario demócrata consideró que es momento de avanzar con ese plan, al recordar que otras potencias están invirtiendo miles de millones de dólares en su infraestructura.

“Voy a esforzarme lo más que pueda para competir con el resto del mundo”, expresó. “Todos los demás, en el resto del mundo, están invirtiendo miles de millones de dólares en infraestructura y lo vamos a hacer aquí”.

Si los demócratas deciden seguir la Regla de Reconciliación es posible que deban aprobar en la Cámara y el Senado “por separado” distintas partes del proyecto antes de enviar una propuesta final a la Casa Blanca.