Cómo ayuda el caldo de huesos a bajar de peso saludablemente en solo 21 días

El caldo de huesos es una compleja fórmula nutricional y medicinal que beneficia la salud en todo aspecto. Es una brillante adición para bajar de peso, mejorar la salud digestiva e intestinal y surpimir el apetito

Cómo ayuda el caldo de huesos a bajar de peso saludablemente en solo 21 días
El caldo de huesos es rico en aminoácidos, antioxidantes, vitaminas y minerales que fortalecen al sistema inmune.
Foto: Igor Lukin / Pixabay

El caldo de huesos está pasando por un momento candente y se ha vuelto una de las más populares tendencias para potenciar la salud, prevenir enfermedades, fortalecer al sistema inmunológico y bajar de peso. El caldo de huesos es un líquido sumamente concentrado en nutrientes que se elabora a partir de huesos y tejidos conectivos, suele prepararse principalmente con huesos de res y pollo. Se asocia con extraordinarias propiedades terapéuticas las cuales se relacionan con el alto contenido de nutrientes que se libera de los huesos: vitaminas, minerales, antioxidantes y colágeno, este último al cocinarse se convierte en una especie de gelatina que proporciona al cuerpo aminoácidos (los componentes básicos de las proteínas).

Con base en ello la tendencia de nutrición actual recomienda el consumo de caldo de huesos como un remedio matutino muy poderoso, de manera específica es considerado el alimento perfecto para romper con el ayuno intermitente y llenar de los nutrientes que necesita el organismo después de las horas de ayuno. El caldo de huesos actúa como un potente antiinflamatorio (gracias a su contenido en glutamina), beneficia la salud digestiva e intestinal al crear una barrera protectora y fortalece los huesos y articulaciones. Adicionalmente una de sus más grandes cualidades se relaciona con sus beneficios para promover la pérdida de peso, es por ello que expertos en nutrición crearon la famosa dieta del caldo de huesos. 

La dieta del caldo de huesos combina una dieta paleo baja en carbohidratos con ayuno intermitente. Sus seguidores afirman que es un método que ayuda a perder hasta 15 libras (lo equivalente a 6.803 kg), 4 pulgadas de cintura y es mejor que cualquier crema anti-arrugas. Se recomienda seguir la dieta por un período de 21 días, aunque los resultados más contundentes referentes a la pérdida de peso son más significativos a partir de los primeros 7 días.

¿Qué es la dieta del caldo de huesos?

La dieta de caldo de huesos de 21 días fue creada por Kellyann Petrucci, un médico naturópata que publicó un libro sobre la dieta y sus beneficios curativos. Una buena recomendación para quienes desean perder una cantidad más significativa de peso es extender el plan por hasta el doble de tiempo, es decir 42 días. 

Lo mejor de todo es que es realmente fácil y sostenible de realizar. Se basa en dos etapas: durante cinco días a la semana la dieta diaria se deberá basar en comidas paleo bajas en carbohidratos (principalmente carne, pescado, aves, huevos, verduras sin almidón y grasas saludables, y caldo de huesos). Complementario a ello se deberá evitar el consumo de productos lácteos, cereales, legumbres, azúcares añadidos y alcohol. Los dos días restantes de la semana se deberá de realizar una especie de mini-ayuno, es decir ayunos modificados en lugar de ayunos completos (ya que aún puedes beber caldo de huesos). 

¿Cómo seguir la dieta de caldo de huesos?

Para seguir la dieta del caldo de huesos simplemente deberás elegir dos días no consecutivos por semana para hacer el mini-ayuno y los otros cinco días seguirás una dieta paleo sin ayuno. Todos los días de la semana (sin importar los que realizas el pequeño ayuno), deberás ingerir la última comida o refrigerio del día antes de las 7 p.m. 

Recomendaciones sobre el consumo de caldo de huesos:

Para los dos días de ayuno:

– Opción 1: Bebe seis porciones de 1 taza (237 ml u 8 onzas) de caldo de huesos.

– Opción 2: Bebe cinco porciones de caldo de huesos, luego termina el día con un refrigerio que contenga proteínas, vegetales sin almidón y grasas saludables.

Nota: Sin importar la opción que selecciones deberás de consumir solo entre 300 y 500 calorías en los días de mini ayuno.

Para los días sin ayuno:

En los días sin ayuno, deberás basar tus comidas en el uso de alimentos permitidos los cuales encajan en las categorías de proteínas, verduras, frutas y grasas. El esquema de régimen alimenticio recomendado es el siguiente:

– Desayuno: una porción de proteína, una porción de grasa, una porción de fruta.

– Almuerzo: una porción de proteína, dos porciones de verduras, una porción de grasa

– Cena: una porción de proteína, dos porciones de verduras, una porción de grasa

– Aperitivos: una porción de una taza de caldo de huesos dos veces al día.

Especificaciones adicionales: Los carbohidratos, incluidas las frutas y las verduras con almidón, son muy limitados para estimular la quema de grasa. Petrucci no especifica un rango de calorías para los días sin ayuno y desaconseja el conteo de calorías.

Adicionalmente es importante considerar un plan de mantenimiento posterior 80/20. Después de 21 días, o más tarde, dependiendo de cuándo logres cumplir tus objetivos de pérdida de peso, el plan 80/20 es indispensable para mantener el peso corporal y evitar el efecto rebote ¿En qué consiste? Se basa en el consumo de alimentos aprobados el 80% del tiempo y el 20% restante del tiempo se permiten desviaciones de la dieta como el consumo de productos lácteos y alcohol con moderación. 

¿Cuáles son los beneficios del caldo de huesos?

– El caldo de huesos es una poderosa fuente de aminoácidos que potencian la salud. Los cuales se relacionan con beneficios para fomentar un metabolismo saludable, reforzar la salud intestinal, mantener articulaciones saludables y la masa muscular.

– Aporta minerales esenciales y otros compuestos. Al ser elaborado con partes de animales que están llenas de nutrientes, los caldos de hueso contienen un número importante de minerales, entre los que se destacan el calcio, el fósforo y el magnesio. Estos ayudan a mantener la estructura ósea general y huesos fuertes.

– Fortalece el funcionamiento inmunológico. Lo cual se relaciona directamente con sus beneficios en la salud intestinal, el caldo de huesos es rico en colágeno/gelatina y los aminoácidos prolina, glutamina y arginina, que estimulan al sistema inmune y nos protegen de enfermedades.

– Mejora la salud intestinal. Los compuestos que se encuentran en el caldo de hueso, especialmente los péptidos de colágeno y la gelatina ayudan a reforzar la salud intestinal porque tienen un papel en el mantenimiento de la integridad de los tejidos que revisten el colon y todo el tracto gastrointestinal. Todo esto mejora el proceso digestivo y facilita la depuración del organismo, con ello la pérdida de peso.

– Ayuda con la pérdida de peso. El caldo hecho con huesos es una comida muy completa y baja en calorías, además la gelatina que contiene incrementa la sensación de saciedad.

– Combate la inflamación. Los aminoácidos del caldo de huesos tienen propiedades antiinflamatorias, que ayudan a sanar al organismo y prevenir todo tipo de enfermedades. Adicionalmente beneficia la depuración del organismo y con ello ayuda a bajar de peso más rápido.

Te puede interesar: