Annaí, la niña de 11 años que padre y madrastra torturaron hasta la muerte en California, llevaba meses sufriendo abusos

El cuerpo de la menor, que las autoridades declararon muerta en la vivienda familiar, presentaba moretones, quemaduras y hasta privación de extremidades

Annaí, la niña de 11 años que padre y madrastra torturaron hasta la muerte en California, llevaba meses sufriendo abusos
Imagen ilustrativa de una menor víctima de abusos.
Foto: Unsplash

El padre y la madrasta acusados de torturar hasta la muerte a Annaí Diaz, de 11 años, en Rodeo, California, habrían abusado de la niña desde noviembre pasado.

René Mauricio Díaz y Crystal McKinsey Díaz fueron arrestados en relación con la muerte el mes pasado de la niña.

Ambos enfrentan cargos de abuso infantil, tortura y mutilación agravada.

La pareja llamó al sistema de emergencias 911, el pasado 23 de marzo, para alertar que la menor necesitaba ayuda.

Cuando las autoridades llegaron a la escena, declararon muerta a la víctima, cuyo cuerpo estaba lleno de quemaduras y moretones.

La autopsia en proceso determinará la causa específica del deceso.

“La extensión de las heridas en su cuerpo eran tremendamente sorprendentes y ayudan a sostener los cargos bajo los que están acusados los sospechosos”, indicó Derek Butts, fiscal adjunto de distrito en el condado Contra Costa, según citado por la cadena NBC esta semana.

Horrendo abuso que dejó graves marcas

Documentos de la fiscalía apuntan a que los abusos contra la menor se extendieron por un periodo de cinco meses, y habrían empezado en noviembre del año pasado.

De acuerdo con la prueba que manejan los fiscales, la pareja intencionalmente le causó discapacidad permanente a la niña. Además, la desfiguraron y la privaron de una extremidad, entre otras lesiones.

El cargo de mutilación está basado en las marcas en el cuerpo producidas por quemaduras.

Acusados podrían enfrentar más cargos

Butts declaró, que dependiendo de los resultados de los exámenes forenses en curso, las autoridades determinarán si la pareja enfrentará nuevos cargos criminales en relación directa con la muerte de la menor.

Butts añadió que, muy probablemente, si la niña hubiese estado asistiendo a clases presenciales en una escuela, el patrón de abuso habría sido descubierto y detenido a tiempo.

Los arrestados permanecen detenidos en la cárcel del condado bajo una fianza de $1.4 millones de dólares cada uno.

Los encargados de la menor fueron arrestados el mismo día en que declararon muerta a Annaí en la habitación de la pareja.

Un vecino de la familia, identificado como Allen Jones, dijo a la televisora que siempre pensó que había algo raro con la familia, ya que los cuatro hijos de la pareja nunca se les veía afuera de la casa.

Según el hombre, el día en que se reportó la muerte de la jovencita, la presencia policial lo mantuvo despierto en la madrugada.

“Eran las 3 a.m. Me levanté para ir al baño y todo el frente del patio parecía como un (espectáculo) ovni con luces y todo”, recordó el entrevistado.