Video: Modric y su electrizante choque con Piqué: “A rajar ahora, eh…”

El capitán del FC Barcelona bajó al césped a reclamar y se encontró a Luka Modric quien ya sabía sus intenciones. Esto no detuvo al defensor catalán

Piqué estuvo en el banco de suplentes.
Piqué estuvo en el banco de suplentes.
Foto: Getty Images

Gerard Piqué no estaba listo para ser titular en El Clásico debido a molestias físicas que recién lo aquejaban, apuró su recuperación y Ronald Koeman prefirió dejarlo en la banca. Al final del duelo fue a reclamarle al árbitro y se encontró con Luka Modric, cuando éste se marchaba al vestuario.

“Es acojonante, cuatro minutos…”, le recriminaba Piqué al árbitro Gil Manzano. Bajó hasta el césped para hacer valer su inconformidad con el tiempo adicional que otorgó el colegiado.

Para evitar que las cosas se salieran de control, el delegado del partido, el señor Carlos Naval, tuvo que intervenir y sacar al defensor culé del sitio. Piqué le respondió: “Estoy hablando, estoy hablando”.

Antes de llegar a realizar sus reclamos, Piqué les dio la mano a varios jugadores del Madrid que se marchaban al vestuario, pero Modric ya sabía a lo que iba el blaugrana. “Estás esperando para rajar ahora, eh…”. Piqué se sorprendió y le dice que cuatro minutos es muy poco.

“Pero cuántos quieres”, le replicó Luka Modric

Luego en el acta arbitral Gil Manzano oficializó una tarjeta amarilla para Piqué. “(Jugador: Gerard Pique Bernabeu) Fue amonestado por realizar observaciones de orden técnico una vez finalizado el encuentro y dentro del túnel de vestuarios”.

Koeman también reclamó penal

El entrenador del FC Barcelona no se fue indiferente del estadio Alfredo Di Stefano, se mostró molesto e indignado por las decisiones de Gil Manzano. Repitió varias veces que la jugada en la que Mendy sujeta a Braithwaite es un “clarísimo penal”.

“Lo ha visto todo el mundo. No entiendo a un linier que está a diez metros. De la manera en que cae Martin, tiene que ser falta. Puede ser que el árbitro no vea la jugada, pero tenemos un VAR para situaciones como esta. Mejor no hablar más”, atizó el entrenador neerlandés.