Hispana que confesó haber ahogado a sus tres hijos en California sufría depresión posparto

Un informe esta semana apunta a que Liliana Carrillo incluso había alertado de que sufría el trastorno por medio de publicaciones en su cuenta de Facebook; el padre de los menores, a quien acusa de abusador sexual, también había planteando ante el tribunal los supuestos problemas mentales de la mujer

Hispana que confesó haber ahogado a sus tres hijos en California sufría depresión posparto
Imagen ilustrativa de una mujer deprimida.
Foto: pixabay

Liliana Carrillo, la madre acusada de matar a sus tres hijos, de 3 y 2 años y una de 6 meses, en California, dejó entrever a través de sus publicaciones en Facebook que sufría de depresión posparto.

Tan solo meses antes de que se reportara el crimen, Carrillo compartió a través de su cuenta en la red social su incapacidad de mantenerse en control con sus hijos, manifestaciones asociadas a ese trastorno.

“No me queda absolutamente ninguna paciencia ni tolerancia”, alertó por Facebook la mujer de 30 años.

El pasado 10 de abril, las autoridades encontraron a los menores muertos en un complejo de apartamentos de Reseda.

Carrillo había ahogado a Joanna, de 3 años; Terry, de 2; y Sierra, de 6 meses, según la prueba que manejan los investigadores y la propia confesión que dio la mujer de su participación en los hechos.

Carrillo, quien permanece bajo custodia desde que las víctimas fueron hallados sin vida, además manifestó que estaba teniendo sentimientos invasivos aleatorios de desesperación y dolor, que odiaba ser madre y que deseaba poder retroceder en el tiempo.

“Lucho contra los sentimientos de marcharme todo el tiempo ahora cuando me quedo a solas con ellos”, publicó la hispana en su cuenta según citan medios como Telemundo.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Salud Mental (NIH), la depresión “perinatal”, que se refiere tanto a las manifestaciones antes y después del nacimiento de un bebé, es un trastorno del estado de ánimo que puede afectar a las mujeres durante el embarazo y después del parto.

“Las madres con depresión perinatal experimentan sentimientos de extrema tristeza, ansiedad y fatiga que pueden dificultar que realicen sus tareas diarias, incluidos el autocuidado o el cuidado de los demás”, explica la página web de NIH.

Registros judiciales citados por el diario Los Angeles Times señalan que el padre de los niños, Erik Denton, dijo no tener dudas de que Carrillo batallaba con depresión posparto, así como con episodios de ira, traumas de la infancia y frustración por el hecho de ser una madre joven.

A juicio de Denton, los signos de depresión posparto comenzaron después de que dio a luz al segundo hijo de la pareja, Terry, en 2019. La pareja se había conocido unos años antes mientras la mujer trabajaba como conductora de Uber y el hombre fue su cliente.

La versión de Denton apunta a que la mujer consideraba el suicidio con regularidad y que tenía temor por el impacto de los problemas mentales de Carrillo en sus hijos.

Alegadamente, la mujer acudió a terapia, pero abandonó las sesiones y rechazó los medicamentos que le fueron prescritos. En lugar de lo anterior, supuestamente, se refugió en la marihuana.

“Su condición ha empeorado. Ella no se está cuidando y ha perdido contacto con la realidad”, planteó el padre en una declaración ante el tribunal para reclamar la custodia de los menores.

Como partes de sus alegatos, el hombre hizo referencia a la fijación de Carrillo con la idea de que quienes la rodeaban en Porterville estaban involucrados en pedofilia y abuso sexual.

Confiesa que mató a sus tres hijos en entrevista televisiva

De hecho, en una entrevista con KGET desde la cárcel, Carrillo confesó haber ahogado a sus hijos bajo la excusa de querer protegerlos de los supuestos abusos sexuales del padre.

“Los ahogué… no quería que siguieran abusando de ellos”, declaró Carrillo desde la prisión preventiva de Lerdo, en el condado de Kern. “Cuando nacieron les prometí que yo los protegería”, añadió.

“Los abracé y los besé y me disculpé todo el tiempo”, relató la acusada. “Amaba a mis hijos”.

“Desearía que mis hijos estuvieran vivos, sí”, aseguró. ”¿Desearía no tener que haber hecho eso? Sí. Pero preferí que no fueran torturados y abusados de forma regular por el resto de sus vidas”.

Este lunes, la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado Los Ángeles informó que presentó formalmente tres cargos de asesinato por cada uno de los menores.