¿Por qué la pizza es absolutamente el peor alimento para comer antes de dormir?

Antes de cenar esa rebanada de pizza de pepperoni ¡Piénsalo dos veces! Es simplemente la peor comida para la noche: aumenta la ingesta calórica, altera el ciclo de sueño, es causa de acidez estomacal y otros problemas digestivos

La combinación de grasas y acidez de la pizza, es el enemigo más letal de una noche de sueño reparador.
La combinación de grasas y acidez de la pizza, es el enemigo más letal de una noche de sueño reparador.
Foto: Foto de Polina Tankilevitch en Pexels / Pexels

A todos nos ha pasado: es de noche, ya estás aparentemente listo para dormir y el estómago empieza a retumbar. Es justo el momento en el que comienzan los problemas, pues sin importar la hora nos damos a la tarea de encontrar algo satisfactorio de comer para silenciar los dolores de hambre y lograr caer en un sueño acogedor y reparador. También esas noches de copa con los amigos, pueden desatar los antojos nocturnos con mayor intensidad ¿La realidad? Estos ataques de hambre normalmente conducen a muy malos hábitos alimenticios que deterioran la salud y el peso corporal. Por lo tanto antes de comer cualquier cosa, debes de saber que algunos alimentos interrumpen el sueño y se asocian con otros efectos bastante negativos ¿Cuál es la peor de todas las opciones? Sin lugar a dudas los expertos coinciden en que es nuestra amada pizza.

Para empezar no es ninguna novedad decir que algunos alimentos suelen causar estragos en el ciclo de sueño, además son los responsables de añadir calorías adicionales al final del día y con ello fracasar en los esfuerzos por bajar de peso. También consumir las comidas incorrectas antes de acostarse puede provocar indigestión y derivarse en una muy mala noche de descanso. De hecho un reciente estudio ha comprobado que seguir una dieta alta en grasas saturadas, carbohidratos procesados ​​y azúcar, es una de las principales causas de los trastornos de sueño comunes. Por lo tanto, no solo importan los alimentos que consumimos en la noche, sino también durante el día.

Además no es ningún secreto decir que un sueño de calidad es un factor determinante no solo para perder peso, también para mantenerlo ¿La razón? Un buen descanso interviene en regular dos hormonas importantes relacionadas con el hambre: la grelina y la leptina. No en vano numerosos estudios avalados por la ciencia han revelado que existe una clara asociación entre la obesidad y una menor duración del sueño. En pocas palabras: quienes duermen menos tienen más probabilidades de consumir más calorías durante el día que quienes duermen una cantidad suficiente cada noche.

Durante los últimos meses con mayor insistencia que nunca los especialistas en medicina, nos han advertido sobre las consecuencias de un alto consumo de alimentos procesados y comidas rápidas. No es ninguna sorpresa decir que son considerados uno de los enemigos más letales de la buena salud, además consumirlos durante la noche es la peor decisión para un buen descanso. Sin embargo, para ser más específicos y como lo mencionamos  en un inicio, el alimento que es absolutamente la peor idea para comer antes de dormir ¡Es la pizza! Y para ser más específicos la pizza de pepperoni ¿Un dato adicional? Para quienes les encanta condimentar ese irresistible trozo de pizza con hojuelas de pimiento rojo, es aún peor.

¿Cómo y por qué la pizza interrumpe el sueño?

Todos amamos la pizza, no podemos negar que es una de las comidas más antojables y disfrutables que existen. Sin embargo para las personas que tienen un tracto gastrointestinal sensible o que padecer alguna condición digestiva, saben que ninguna porción de pizza está completa sin medicamentos para la acidez estomacal. La pizza es un alimento rico en carbohidratos simples, grasas saturadas (relacionadas con los embutidos, como es el pepperoni) y sodio, elementos que no le hacen ningún favor a nuestro sistema digestivo.

El sabor picante del pepperoni y el ácido de la salsa de tomate es la llave directa para activar la acidez estomacal y otras afecciones como la inflamación. Además la combinación de grasa en el queso y el ácido en la salsa de tomate puede tener un impacto negativo en la calidad del sueño. Esto se debe a que los alimentos con alto contenido de ácido pueden desencadenar el reflujo ácido, especialmente cuando se comen cerca de la hora de acostarse. Lo peor de todo es que inclusive es posible no sentir esa acidez estomacal de manera inmediata y el reflujo puede hacer que nos despertemos parcialmente durante la noche con malestar, esto pos supuesto afecta la calidad del sueño y nuestras actividades al día siguiente. Además de la acidez de estómago, el alto contenido de grasa en el queso suele provocar indigestión e hinchazón y con ello causar una sensación incómoda que no permite que conciliemos el sueño. Finalmente nadie quiere pasar la noche entera bebiendo antiácidos o durmiendo sentado. 

Hay otro componente del queso que también afecta considerablemente la calidad del sueño. No podemos negar que el queso es simplemente delicioso, no en vano la pizza es una de las comidas más consumidas y favoritas en Estados Unidos. Lo cierto es que es importante consumirlo con cautela y en horarios más amables, comer grandes cantidades de queso grasoso por la noche: pone en estrés al sistema digestivo y afecta principalmente las evacuaciones intestinales, sobre todo en las personas que presentan aunque sea una mínima intolerancia a la lactosa. Se sabe según estimaciones de los Institutos Nacionales de Salud, que aproximadamente el 65% de los adultos son intolerantes a la lactosa. Otro dato que no podemos dejar de mencionar es que los síntomas de comer pizza en la noche pueden ser más intensos en la población adulta ¿La razón? A medida que las personas envejecen, tienden a perder las enzimas que ayudan a digerir la lactosa, el azúcar que se encuentra en los lácteos. Debido a que a las bacterias que habitan el colon les encanta alimentarse de estos azúcares, esto puede resultar en problemas gastrointestinales incómodos como hinchazón, gases y diarrea.

Un buen descanso forma parte importante de crear hábitos saludables que conducen a un óptimo estado de salud. No dormir bien es una de las más graves afectaciones para el funcionamiento general del organismo, además afecta la salud física, mental y emocional. Para las noches con hambre y antojos, una buena recomendación es beber una infusión herbal, un vasito de leche tibia, comer algo de fruta de fresca o un poco de yogurt con nueces.

Finalmente no hay nada mejor que el buen descanso, despertar fresco y lleno de vitalidad para iniciar un nuevo día, es parte esencial de un estilo de vida sano. Por lo tanto es muy importante evitar por completo cualquier factor desencadentante y la buena noticia es que a través de la alimentación y hábitos cotidianos es muy sencillo lograrlo ¡Te sentirás mejor que nunca! 

Te puede interesar: