En su cumpleaños 36, dos gemelas coreanas separadas al nacer se encontraron por primera vez en EEUU

Las hermanas desconocían la existencia de la otra. Ambas fueron adoptadas por diferentes familias en Estados Unidos. Todo comenzó cuando la hija de una de ellas decidió investigar más sobre el origen de su madre

En su cumpleaños 36, dos gemelas coreanas separadas al nacer se encontraron por primera vez en EEUU
Las hermanas desconocían la existencia una de la otra.
Foto: Unsplash

Hoy viven en Estados Unidos y responden al nombre de Molly Sinert y Emily Bushne. Son gemelas idénticas, nacieron en Corea, pero fueron separadas al nacer y adoptadas por familias diferentes en EEUU. Se encontraron por primera vez en su cumpleaños número 36 y desconocían que tenían una hermana idéntica.

Todo comenzó cuando Isabel, la hija de 11 años de edad de Emily Bushne, decidió indagar más sobre el origen de su madre, por lo que encargó un análisis de su propio ADN. Emily se negó a participar, pero permitió que su hija se hiciera el examen, pues tenía curiosidad de saber si existía más familia en su linaje materno.

Casi al mismo tiempo, Molly Sinert decidió hacerse ella misma un análisis de ADN. Cuando recibió los resultados descubrió que había una persona con al que compartía un 49.96 por ciento de ADN, por lo que probablemente se trataba de su hija, pero Molly no tiene hijos. Intrigada, la mujer descubrió que se trataba de su sobrina Isabel.

Molly fue adoptada por una familia judía de Florida, mientras Emily creció en Pensilvania, también con una familia judía. Gracias a estos análisis de ADN descubrieron que tenían una hermana gemela idéntica y se pusieron en contacto.

Al organizar videollamadas, compartirse fotos y contarse sus historias, descubrieron que tenían muchas cosas en común: les gustan los gatos, solían peinarse igual, incluso usaron vestidos y collares similares en sus fiestas de graduación.

Decidieron encontrarse por primera vez el 29 de marzo pasado, justo cuando cumplieron 36 años de edad. El encuentro ocurrió en Florida. “Fue el momento más feliz de mi vida. Me robaron los últimos 36 años de una vida que pude haber compartido con mi gemela, pero al mismo tiempo estoy muy agradecida”, le dijo Emily a la cadena ABC.

“Se llenó un agujero en mi corazón”, dijo Emily emocionada. “Aunque tengo familiares que me aman y me adoran y han sido absolutamente maravillosos, siempre hubo un sentimiento de desconexión. Descubrir que tenía una hermana gemela idéntica lo dejó todo muy claro”, aseguró al medio de comunicación.

Aunque desconocen porqué fueron separadas cuando nacieron, las gemelas planean realizar una visita a Corea del Sur en un futuro cercano.